El presidente del Partido Popular de Galicia en el Fórum Europa

Feijóo promete un plan de austeridad y una rebaja fiscal para combatir la crisis económica

Patrocinio de

MADRID, 17 de noviembre. El presidente del Partido Popular de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, prometió hoy que, si gana las elecciones autonómicas de 2009, pondrá en marcha un plan de austeridad para reducir el gasto público de la Xunta y llevará a cabo una rebaja fiscal para ayudar a superar la crisis económica a las familias, empresas y autónomos. Durante una conferencia en el Fórum Europa, organizada por Nueva Economía Fórum, Feijóo esbozó los cinco ejes que dirigirían su labor de gobierno si consigue desbancar al socialista Emilio Pérez Touriño como presidente de Galicia.

Feijóo aseguró que la comunidad necesita una economía productiva para poder generar empleo, solidaridad con los más débiles, infraestructuras para que la región esté bien comunicada y sea "una única ciudad", una gestión eficaz liderada por los mejores políticos y más calidad democrática.

Señaló que el bipartito formado por PSdeG y BNG "recogió un gobierno que creaba empleo y ahora deja un gobierno que crea paro", ya que actualmente hay 400 gallegos que todos los días pierden su puesto de trabajo.

Además, denunció que los gallegos son "los más insatisfechos" de toda España, junto a los canarios, con la atención sanitaria que reciben en su región. Para solucionarlo, propuso llevar a cabo un "plan para recuperar los servicios públicos".

MEDIDAS CONTRA LA CRISIS

El primer paso, según dijo, sería aplicar el principio de "austeridad" al gobierno autonómico con el fin de ahorrar "un 1% del presupuesto", mediante la simplificación de los trámites burocráticos.

Ese dinero, unos 120 millones de euros, se destinaría a fomentar el empleo y crear nuevos puestos de trabajo en la región. Además, estaría complementado por un "paquete de medidas fiscales" destinado a las familias, las empresas y los autónomos.

En particular, se comprometió a devolver 800 euros a las familias gallegas para hacer frente a la crisis económica, lo que beneficiaría a unas 200.000 parejas, según indicaron a Servimedia fuentes del PP de Galicia.

Además, las ayudas fiscales incluirían una rebaja del Impuesto de Sociedades con el fin de favorecer a unas 45.000 pequeñas y medianas empresas de Galicia y a unos 235.000 autónomos que residen en la región.

Feijóo adujo que es necesario adoptar estas medidas para que Galicia salga cuanto antes de la crisis económica, ya que, de lo contrario, cree que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero lo utilizará como excusa para retrasar la llegada del Tren de Alta Velocidad a esta comunidad.

En este sentido, denunció que el Ejecutivo de Zapatero prometió el año pasado que la inversión en Galicia iba a alcanzar el 8% del Producto Interior Bruto, pero "al final se va a quedar en el 5%".

Tras indicar que ser el candidato del PP a la Xunta constituye para él una "responsabilidad" y el "mayor honor" que puede asumir, pidió a los gallegos que le ayuden a "cerrar una etapa" de cuatro años de gobierno compartido por PSdeG y BNG.

A su juicio, lo que Galicia necesita es "mirar hacia el futuro" y apostar por un nuevo gobierno que afronte de verdad los problemas de los ciudadanos, que impulse el sector naval, que atienda las necesidades de los madereros y que saque mayor partido al turismo.

QUE GOBIERNE EL MÁS VOTADO

Feijóo reclamó un mejor funcionamiento democrático para que se respete la voluntad de los gallegos en las urnas y evitar que, como pasó en 2005, se quede sin gobernar la fuerza política más votada.

En este sentido, aseguró que Barack Obama "no podría ser el presidente de la Xunta de Galicia" con el resultado que obtuvo en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, ya que la ventaja de seis puntos que sacó a los republicanos es menor a la que el PP obtuvo hace cuatro años.

Entonces, Manuel Fraga se quedó a un escaño de la mayoría absoluta y pasó a la oposición por el pacto de gobierno entre PSdeG y BNG. Ante la posibilidad de que ahora vuelva a ocurrir lo mismo, Feijóo admitió que el PP se enfrenta a tres posibilidades: "ganar y gobernar, perder, o ganar y estar en la oposición".

El líder de los populares en Galicia lamentó que el "único objetivo" común que tienen PSdeG y BNG es "que no gobierne el PP", lo que les lleva a "gobernar por la mañana y hacer oposición por la tarde" el uno al otro, lo que resulta "muy perjudicial" para la región.

Preguntado sobre la fecha probable de los comicios en Galicia, Feijóo vaticinó que será cuando el PSOE sitúe la recuperación de la crisis económica, ya que en la precampaña de las generales decía que las cosas mejorarían a partir de marzo, justo cuando se produjo la cita con las urnas.

Finalmente, ante una posible fusión entre cajas de ahorros de Galicia, Feijóo aseguró que esa "no es la mayor preocupación" que tienen los ciudadanos en estos momentos, ya que "lo urgente es atajar problemas como el paro".

Evento relacionado: 

Galería