El director de "El Mundo" en el Foro de la Nueva Comunicación

Pedro J. Ramírez defiende el cierre de todas las televisiones públicas

Con el patrocinio de  

MADRID, 17 de diciembre. El director de "El Mundo", Pedro J. Ramírez, defendió hoy la desaparición de las televisiones públicas en España, por considerar que son una "antigualla" que sólo sirve para quitar ingresos publicitarios a los operadores privados. Durante una conferencia en el Foro de la Nueva Comunicación, organizado por Nueva Economía Fórum, Ramírez dijo que España ya tiene un amplio abanico de pluralismo informativo como para soportar el coste de unas cadenas públicas sólo por el capricho de sus gobernantes.

Y además, si estas televisiones públicas tienen sentido, se preguntó por qué no debería haber también periódicos o medios públicos multisoportes. A su juicio, el Gobierno no debe dar ayudas directas a la prensa para afrontar la crisis económica, como reclama la Asociación de Editores de Diarios (AEDE), porque "cualquier ayuda te condiciona", sino dejar de "perjudicar" a los medios privados con su "dumping" publicitario y su "competencia desleal" desde TVE. Asimismo, Ramírez pide a la Administración central que deseche la idea de un Consejo de lo Audiovisual con competencias sobre los contenidos, que es algo sobre sólo tienen que pronunciarse los tribunales "y nadie más que los tribunales". También reclamó al Gobierno que "deje de favorecer siempre a los mismos", "a esos a los que primero otorgó una licencia de pago y luego les autorizó a transformarse para emitir en abierto (en referencia a Canal+ y Cuatro), mientras a otros no nos permitió emitir en analógico". En el coloquio posterior a su conferencia, al director de Publicaciones de Unidad Editorial le preguntaron por la situación financiera de su grupo, y la comparó con la de Prisa. Dijo que Unidad Editorial goza de "una extraordinaria salud" en el actual escenario de turbulencia económica y todas sus cabeceras son "rentables". Afirmó que los 1.000 millones de deuda que tiene su grupo no resisten comparación con los 5.000 que tiene Prisa. "No es lo mismo deberle 1.000 millones a tus propios accionistas que 5.000 a acreedores diversos, sobre todo del sistema financiero", subrayó. Respecto a la venta de Digital+, afirmó que desconoce si prosperará finalmente la oferta que han hecho por la plataforma de pago el grupo francés Vivendi y Telefónica, pero espera que Prisa decida pronto, porque "es inaceptable que la regulación de la televisión digital esté condicionada a que los mismos de siempre resuelvan su situación", "y que tantos estemos pendientes de tan pocos".

Evento relacionado: 

Galería