Antonio Brufau en la inauguración del Foro España Innova

Repsol no aceptará en su Consejo de Administración a un socio que no respete las reglas del juego

Colaboran:   

MADRID, 27 de noviembre. El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, afirmó hoy que la petrolera no dejará sentarse en su Consejo de Administración a un socio que no respete el plan estratégico y las "reglas del juego" de la compañía. Brufau participó hoy en Madrid en el Foro España Innova, organizado por Nueva Economía Fórum y que fue presidido por la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia.

En respuesta a la prensa, indicó en que todo socio industrial con una participación inferior al 30% deberá aportar valor a la empresa y no pretender cambiar las reglas del juego o, de lo contrario, tendrá que lanzar una opa.

Si alguien está interesado en comprar el paquete accionarial en venta en Repsol, advirtió, "yo le voy a exigir, como presidente y hasta donde puedan mis fuerzas, que respete a las 36.000 personas" que trabajan en la empresa y que se atenga a la "filosofía empresarial". "Poco más podré decir", añadió.

Para que haya cambio de control en una compañía, "alguien tiene que cruzar una línea mágica que se llama opa. Si la lanza, tendrá todo el derecho para decidir lo que quiere".

Pero "no hay cambio de control cuando alguien se queda por debajo del listón del 30%", continuó, y si se queda por debajo, tendrá la obligación de seguir las reglas de juego.

En este sentido, aclaró que los derechos políticos "son exactamente los mismos" con un 29,9% y con el 10% de participación.

El eventual socio que entrara tendría que entender, por tanto, "que la compañía le va a exigir que sea un colaborador. Tiene que plantear que su entrada no es para cambiar las cosas, sino para aportar valor. Si esto no fuera así", añadió Brufau, "no se le va a dejar sentarse en el Consejo de Administración, porque es un competidor".

"Si entra es porque con el socio sentado el Consejo es mejor" que sin él, "en línea con la estrategia de la Repsol actual", manifestó.

CRITERIOS ESTRICTAMENTE PRIVADOS

A juicio de Brufau, no sería "lógico" que dejara de ser privada una compañía petrolera después de haber liberalizado el sector de los hidrocarburos. De hecho, en su opinión, la incorporación de capital que no fuera privado provocaría una "distorsión".

Consideró que "todos los gobiernos procuran lo mejor para el interés general". "Si hay que intervenir o no, no me corresponde a mí" decidirlo, declaró.

No obstante, hizo hincapié en que los estados "deberían intervenir poco en las fuerzas de mercado", entre las que "también está el capital". "Deberían ser criterios estrictamente privados" los que se siguieran, siempre y cuando fueran "lógicas las decisiones que se tomasen".

ESPAÑA Y ARGENTINA

Brufau incidió en que Repsol es una "gran compañía hispanoargentina" y, por lo tanto, "lo mejor es que los centros de decisión estén donde están ahora", es decir, en España y Argentina.

"Prefiero alguien que respete la privacidad y el concepto de compañía hispanoargentina. Los centros de decisión son enormemente importantes", manifestó.

Brufau reconoció que cualquier sociedad tiene todo el derecho a lanzar una opa -"no seré yo quien ponga barreras a los accionistas", dijo-, pero añadió que "no es lo mismo una compañía con multitud de accionistas que con uno" solo. "Nos convertiríamos en una división".

No quiso valorar si los interesados en entrar en Repsol tienen que ser rusos, italianos o franceses. "No todo el mundo es malo ni bueno por su procedencia, depende. Me da pena que se generalice", comentó.

Evento relacionado: 

Galería