NEF Tendencias con doña Xiana Méndez Bértolo, Secretaria de Estado de Comercio

El Gobierno prevé una reacción de la UE sobre la liberalización de las patentes pero advierte que no solucionará el acceso universal a las vacunas

Mecenas        

6 de abril. La secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, valoró positivamente en ‘NEF Tendencias’ la decisión anunciada ayer por Estados Unidos a favor de liberalizar las patentes de las vacunas contra la Covid-19 e indicó que “tendrá como consecuencia una reacción de la UE”, pero, al mismo tiempo, advirtió que la liberalización “no va a solucionar por sí mismo el acceso universal a las vacunas”, al considerar que no soluciona el problema de capacidad para su producción de los países en desarrollo.

Así lo señaló durante su participación en este acto informativo organizado por Nueva Economía Fórum al ser preguntada por el anuncio realizado anoche por la administración Biden, sobre la que aseguró que “el debate sobre la liberalización de las vacunas merece toda nuestra atención” y que el Gobierno de España “siempre lo ha mantenido vivo en la UE y la OCDE”.

Asimismo, Méndez recordó que para entender la decisión “hay que tener en cuenta que EEUU tiene ahora mismo vacunado a más del 40% de su población adulta y más de 70% de los mayores y no ha exportado prácticamente vacunas, al contrario que la UE”.

Por otro lado, advirtió que “la liberalización de las vacunas es un debate que hay que tener abierto” porque “no va a solucionar por sí mismo el acceso universal a las vacunas” ya que, “nos encontramos ante un problema de insuficiencia de capacidad productiva de las vacunas, no tanto de acceso a las patentes como de acceso a un nivel de sofisticación suficiente en laboratorios y plantas en los países en desarrollo para producirlas en un periodo razonable de tiempo”.

Por ello, la secretaria de Estado afirmó que “tenemos que trabajar conjuntamente para identificar la capacidad para aumentar la producción de vacunas a nivel mundial” y garantizar el acceso universal en todo el mundo. “Es una responsabilidad moral de todos los países”, concluyó.