Fórum Europa. Tribuna Andalucía con Monseñor Jesús E. Catalá, Obispo de Málaga

Catalá considera “muy ilustrativo” que se castigue destruir un huevo de águila y no abortar a un ser humano

Mecenas 

MÁLAGA, 19 de mayo. El obispo de Málaga, Jesús Catalá, destacó en el 'Fórum Europa. Tribuna Andalucía' que es “muy ilustrativo” que la ley persiga destruir un huevo de águila y se permita a las mujeres abortar un ser humano cuando se trata de “un asesinato”.

Así lo aseguró durante su intervención en este encuentro celebrado en Málaga por Nueva Economía Fórum, en el que leyó varios mensajes provida que circulan por las redes sociales.
 
Otro al que se refirió es a la situación de que una chica de 16 años debe pedir permiso paterno por escrito para ir a una excursión con el colegio pero que, con la futura reforma de la ley del aborto, no lo precisará para abortar.
 
Catalá insistió en que la Iglesia, desde su creación hace 2.000 años “está a favor de la vida” desde la concepción hasta la muerte natural, “no desde el nacimiento”, precisó. “Nadie tienen derecho a eliminar una vida humana porque eso se llama asesinato”, remarcó sobre este asunto que levantó aplausos entre los asistentes.
 
El prelado, a cargo de la diócesis malagueña desde 2008, también pidió proteger a la familia “a capa y espada”, porque se ha demostrado su papel durante los momentos de crisis y porque “destrozar a la familia es destrozar la sociedad”.
 
En este contexto, Catalá subrayó que familia es la formada por “varón y mujer y abierta a la vida”. “Se añaden otro concepto que no son familias, son parejas. No hablemos de familia tradicional o no, hablemos de familia”, agregó.
 
“Una empresa puede producir un producto muy importante. Pero el mejor bien de una sociedad es un ciudadano bien educado, formado que puede hacer bien a la sociedad. Revindiquemos todos la protección de la familia”, expuso.
 
El responsable de la iglesia malagueña también pidió ayudar a los jóvenes “a repensar” ciertas cuestiones para afrontar “la ideología que se les mete” respecto a algunos temas como la brecha intergeneracional y la relación con los más mayores.
 
SACERDOCIO FEMENINO
 
Al ser preguntado por el sacerdocio femenino aclaró que las sociedades van “ganando terreno” en derechos, pero que “algunos derechos no son tales”.
 
“Por ejemplo existe el derecho al aborto. No es un derecho, es un simple asesinato. No existe un derecho a ser sacerdote por parte de quien quiera serlo. Es una vocación”, aseguró, como la matrimonial, pues “el Señor llama a una misión para él y para la sociedad” y “hay quehacer discernimiento”.
 
“Los padres y los educadores no deberíamos preguntar a los niños ¿qué quieres ser de mayor?, sino decirles que pregunten al Señor ¿él qué quiere que seas?”, prosiguió.
 
Para el obispo la respuesta al sacerdocio femenino es una cuestión teológica y no de derechos civiles. “Jesús fue el hombre más libre que ha habido en la historia de sociedad. Si él hubiera querido incorporar al grupo de doce apóstoles a mujeres lo habría hecho”, zanjó, como hizo al hablar con la samaritana, algo prohibido entonces para los judíos.
 
Según Catalá, Cristo rompió “todos los techos y tabúes” pero “no ha puesto entre los apóstoles a una mujer” algo que, según explicó, recordó el propio Juan Pablo II. Este papa, en una reunión en la que estuvo Catalá hace unos años, “dio un puñetazo en la mesa” al ser interpelado sobre el asunto y dijo: “¿Qué puede hacer este pobre papa que me piden cambiar la voluntad del señor? No puedo hacerlo”.
 
Luego un documento vaticano dejó recogido que “el acceso de la mujer al sacerdocio está teológicamente resuelta, no por desprecio o sexo, sino por tema vocacional de quien ha instituido la Iglesia”, concluyó el obispo de Málaga.

Evento relacionado: