La presidenta de la Comisión Mixta para la UE del Congreso de los Diputados, en el Fórum Europa

Ana Palacio reclama evitar la tentación de votar 'no' en el referéndum sobre la Constitución Europea como forma de "castigar" a Zapatero

Sostiene que Europa garantiza la integridad frente a planes secesionistas pero no debe sustituir la "voluntad política" de los Gobiernos

MADRID, 7 de febrero. La presidenta de la Comisión Mixta para la Unión Europea y ex ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, alertó hoy en el Fórum Europa de que un 'no' en el referéndum sobre la Constitución Europea abriría una "crisis de envergadura" y que nos "jugamos demasiado" como para caer en la tentación de votar 'no' para "castigar" al Gobierno. De igual forma, cree que no se debe entender que el 'sí' contribuiría a "plebiscitar" a José Luis Rodríguez Zapatero. "Habría que ser conscientes del coste que supondría la renegociación en aras de una eventual mejora de la posición institucional de España, que no cabe esperar sino de manera residual", argumentó Palacio durante su participación en la plataforma de debate organizada por Nueva Economía Fórum, con la colaboración de Europa Press y el patrocinio de ING Direct, British Telecom y Somersen.

A su modo de ver, sólo se lograría una mera "modificación cosmética" después de sufrir numerosas presiones que supondrían un "enorme desgaste" para España. El anterior Ejecutivo, y la propia Palacio como miembro del Presidium que participó en la redacción del Tratado, se opuso férreamente al sistema de voto en el Consejo de Ministros de la UE que establece una doble mayoría de Estados y población, al entender que España perdía peso institucional respecto al diseño fijado en el anterior Tratado de Niza. Tampoco logró el Gobierno de Aznar incluir una referencia al cristianismo en el preámbulo de la Constitución. No obstante, el PP promueve el sí en la consulta del próximo 20 de febrero y así lo expresó hoy Palacio, a pesar que que volvió a mantener las reservas del anterior Ejecutivo al texto aprobado por los Veinticinco el pasado junio en Bruselas.

En cuanto a la decisión del Gobierno socialista de convocar un referéndum, pese al riesgo de una escasa participación e incluso un voto negativo al Tratado europeo, Palacio dejó claro que ella es partidaria de su convocatoria. Sólo puso reparos a la pregunta que se formulará a los votantes --¿Aprueba usted el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa?-- porque, en su opinión, hubiera sido preferible preguntar ¿Aprueba usted que España ratifique el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa?

INTEGRIDAD TERRITORIAL

Por otro lado, la ex ministra de Exteriores, apuntó que Europa no podrá albergar "en absoluto" un plan secesionista como el presentado por el lehendakari Ibarretxe, pero puso el acento en que lo que no se le puede pedir a Europa es que "sustituya la voluntad política de los gobiernos" de los Estados miembros. Eso sí, recordó que lo que hace Europa y "lo que se le puede pedir" es que "respete, apoye y explicite" la integridad territorial como uno de los valores de la Constitución.

"No pidamos a Europa que sustituya nuestra voluntad política", respondió a quienes sostienen que si algún día se pone coto a los nacionalismos exagerados será precisamente desde Europa. "La voluntad política --insistió Palacio-- es de los españoles y no podemos hacer una transferencia porque sea más fácil. Es a nosotros a quienes nos corresponde decidir lo que queremos hacer, a todos los españoles, eso es lo que tiene que comprender Ibarretxe y adláteres".

UCRANIA

Finalmente, en relación con los límites geográficos de la Unión y el reciente debate sobre la posibilidad de abrir la puerta del club europeo a Ucrania, Palacio puso de relieve que los Veinticinco no tienen con la ex república soviética ningún "compromiso" como el que habían contraído en 1963 con Turquía. En todo caso, resaltó que Ucrania forma parte del "caldo de cultivo cultural y geográfico" de lo que se entiende por Europa y, sobre todo, es el "nexo de unión" con Rusia. Aunque se mostró partidaria de "no cerrar la puerta" a la adhesión de Ucrania, también dejó claro que queda "mucho por andar". "No veo que se pueda pensar en abrir un procedimiento de adhesión, pero no se le puede cerrar la puerta en un futuro", resumió.

Evento relacionado: 

Galería