Urkullu apela a la concienciación individual y a un contacto social y una movilidad “imprescindible” para evitar el toque de queda

Mecenas Fundación BBK y teniendo a MICROSOFT como socio tecnológico.

- Confía en que el Tribunal Superior de Justica ratifique las medidas del Gobierno vasco

 

21 de octubre de 2020. El lehendakari, Iñigo Urkullu, apeló en el ‘Fórum Europa. Tribuna Euskadi’ a la concienciación individual de manera permanente de la población, “intentando limitar el contacto social y la movilidad a lo imprescindible y necesario” para evitar que sea necesario el toque de queda en la región.

Lo expuso en el encuentro informativo organizado por Nueva Economía Fórum, después de que algunas comunidades, como la de Madrid, haya abogado por el toque de queda para tratar de frenar los contagios y limitar las concentraciones de personas.

Urkullu recordó que ya en agosto advirtió al Gobierno español que otros países miembros de la Unión Europea estaban llevando a cabo el toque de queda y dijo que “merece una opinión compartida entre el Gobierno de España y el de las comunidades autónomas en cuanto a si es necesaria o no la aplicación del estado de alarma, en cuanto a que la limitación de los derechos fundamentales choque con unas medidas necesariamente contemplables como el toque de queda”.

El mandatario vasco se mostró abierto a la reflexión, pero matizó que “hay que ser muy consciente si previamente hemos tomado las medidas necesarias, si las medidas son efectivas y si los confinamientos perimetrales son eficaces o son efectivos”.

En este sentido, el lehendakari comentó que puede entender que se adopten esas medidas en otras comunidades “donde se hayan agotado todas las posibilidades, pero hay que ver la eficacia, la efectividad de las medidas”.

Para ello, “lo prioritario, y quizá no lo hemos sabido explicar lo suficiente, es que que estamos ante un virus”, porque “todos los años hay una vacunación ante la gripe y el virus sigue existiendo aunque nos vacunemos”. Ahora, continuó, “estamos ante otro virus, para el cual no hay vacuna y hay una pandemia a nivel global”.

Por ello, “hay que ser consciente de que es un virus, que no hay vacuna, segundo que estamos ante una pandemia, y tercero que hay que controlarlo por la transmisión comunitaria más limitada posible”.

El lehendakari apuntó que le preocupa que hayamos vivido una primera ola, donde “quizá la interpretación social fue que afectaba más a las personas mayores y que provocaba una situación de estrés en las urgencias y en la asistencia hospitalaria”.

Por tanto, “quizá las generaciones más jóvenes no han percibido o no hemos sabido transmitir que estamos ante una pandemia y que esto nos afecta a todos por igual, en cualquier momento”. Por ello, añadió, “es necesaria la apelación a la concienciación individual, concienciación social de manera permanente, intentando limitar el contacto social a lo imprescindible, intentando limitar la movilidad social a lo imprescindible y necesario”.

TSJ DEL PAÍS VASCO

Por otra parte, Urkullu confió en que este el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco dé luz verde a las medidas que propone el Gobierno regional, como reducir las reuniones de un máximo de diez a seis personas.

“Espero que el TSJ ratifique las medidas que en el Consejo Asesor del Plan de Protección Civil adoptamos y comunicamos públicamente con el planteamiento preventivo de que fueran ratificadas por el TSJPV a la vista de lo que ha venido sucediendo en el conjunto del Estado español sobre medidas que en otras comunidades se han adoptado y que los tribunales han dictaminado en un sentido o en el contrario”.

El lehendakari comentó que en Euskadi “hemos tenido situaciones de medidas que hemos acordado y se han llevado a recurso ante el TSJ que luego ha tenido que ratificar”. Por ello, “creo que hemos obrado con una prudencia garantista y antes de poner en vigor medidas y publicarlas en el Boletín Oficial, hemos esperado a que el TSJ avale o ratifique”

“A principios de julio, adoptamos esas medidas en municipios con tasas superiores a las tasas recomendables. Venimos procediendo de esa manera sin llegar a los confinamientos que entiendo que en otras comunidades se pueden haber adoptado después de haber agotado todas las medidas”, añadió.

De este modo, aseguró que están "abordando un plan de vigilancia estrecha de casos y contactos desde el mismo momento que se levantó la emergencia sanitaria y el estado de alarma, junto con la adopción de medidas muy puntuales, localizadas, intentando guardar la proporcionalidad y el equilibrio entre lo que puedan ser las medidas que se vayan a adoptar”