El presidente del PNV en el Fórum Europa

Urkullu advierte a Zapatero que puede producirse la mayor crisis institucional de la democracia

Patrocinio de

MADRID, 15 de febrero. El presidente del Euskadi Buru Batzar del PNV, Iñigo Urkullu, advirtió hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que en breve puede tener sobre la mesa "la mayor crisis institucional de cuantas se hayan podido dar en el Estado desde 1977". Urkullu hizo esta advertencia en Madrid en el Fórum Europa, organizado por Nueva Economía Fórum, donde insistió en que si se "enquista" el conflicto vasco y "se cumplen los peores augurios sobre el Estatuto de Cataluña", recurrido ante el Tribunal Constitucional, se produciría una crisis y un resurgimiento de "nacionalidades insatisfechas en un Estado invertebrado".

Cree, además, que el presidente del Gobierno "no es consciente de la situación que está a punto de provocar" y le instó a reforzar el diálogo político para ir a la normalización de Euskadi.

Durante su intervención hizo un repaso de la historia reciente y aseguró que en las conversaciones para lograr el fin de la violencia mantenidas en Loyola entre Batasuna, PNV y PSE, el Partido Socialista, "a la desesperada, cruzó una barrera que no se debería haber cruzado y quiso negociar con ETA cuestiones políticas".

SECRETO DE CONFESIÓN

Indicó que Zapatero "estuvo dispuesto a ir más lejos que nadie con el mundo de la izquierda radical abertzale para alcanzar un acuerdo", pero al cerrarse esa vía "también ha ido más allá que el Partido Popular en la época de Aznar".

Siguiendo esa línea, dijo, "ha encarcelado todo lo susceptible de ser encarcelado y ha optado por ilegalizar todo lo supuestamente ilegalizable", y ha decidido construir, por la vía judicial y fiscal, "un cordón sanitario en previsión de lo que ETA pudiera hacer ante las elecciones del 9 de marzo".

Para el líder peneuvista, los socialistas pretenden ahora hacer ver que sus negociaciones con ETA tuvieron un contenido distinto, que sólo conocen en realidad "las seis personas que estuvimos" en esas conversaciones.

Preguntado por el contenido de la oferta del PSOE a Batasuna en las conversaciones de Loyola, Urkullu dijo que los detalles sobre el proceso son para él "secreto de confesión" y se negó a revelarlos.

EL ERROR DE LA ILEGALIZACIÓN

Urkulllu se mostró reticente a evaluar la situación de la izquierda abertzale. "Es una cábala intentar saber cómo están, pero esta política de ilegalizaciones no hace sino concentrar sus fuerzas y alimentar su victimismo para seguir perpetuándose en una noria sin fin", advirtió.

Recordó que en las elecciones autonómicas de 1998 y en las posteriores municipales y forales celebradas durante una tregua de ETA, Batasuna "salió premiada" en votos. En cambio, después de romperse esa tregua, las elecciones de 2001 fueron las del "descalabro", al perder la mitad de su representación.

De este pasado reciente hay que extraer enseñanzas, dijo el dirigente nacionalista, antes de asegurar que la supuesta "debilidad" de la formación política abertzale "no me preocupa", puesto que ello no elimina el riesgo de sufrir un atentado de ETA en cualquier momento.

La apuesta del PNV va en la dirección de "atraer" al terreno político al mundo radical, actuación que ya dio buenos resultados en el pasado y que está en el origen del surgimiento de Aralar como escisión pacifista de la izquierda abertzale, manifestó.

Medidas como la ilegalización de partidos políticos "no hacen más que victimizar a ese grupo, agrupar más su núcleo cerrado e impedir que los que pudieran sentirse desafectos a su estrategia pudieran dar, sin temor, un paso hacia adelante".

El plan del PNV para acabar con la violencia se resume en la máxima "cuanta más democracia, menos ETA", que se concreta en "la profundización del desarrollo normalizado del autogobierno de Euskadi".

NO AL VETO DE ETA

Asimismo, advirtió de que "conceder a ETA el derecho de veto de la normalización política en Euskadi es seguir alimentando la perpetuación de la banda y seguir dando la razón" a los que piensan que podrán imponer su criterio.

Para Urkullu, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero llegó a "extremos insospechados" en la negociación con ETA y ahora, una vez fracasado el proceso de diálogo, se ha pasado al extremo contrario: está reproduciendo las políticas puestas en práctica por el PP y usa "como excusa a ETA para no avanzar en la normalización política y social" de Euskadi y en la solución de sus aspiraciones legítimas de autogobierno.

En relación con el posible trasvase de votos de ANV, que no podrá concurrir a las elecciones generales, al PNV, el líder de los nacionalistas vascos aseguró tajantemente que "ningún voto de Batasuana irá al PNV".

Ese convencimiento se basa en dos argumentos clave. El primero es que ETA y su entorno tratarán de apropiarse del voto nulo y los estimularán, y el segundo se fundamenta en que es precisamente el PNV su enemigo político más encarnizado. "El PNV es el espejo de su fracaso después de 30 años", aseguró Urkullu.

HUELGA INEXISTENTE

Sobre la huelga de ayer en contra de la suspensión de ANV y del PCTV, aseguró que su partido y el Gobierno vasco siempre sostuvieron que "no había una convocatoria formal de huelga", aunque reconoce que se produjo una "jornada de lucha" de la izquierda abertzale.

En todo caso, se felicitó por que la jornada transcurriese "con la mayor normalidad", a pesar de unos "pequeños incidentes", lo que significa que se respetó el derecho de huelga pero también "el derecho a trabajar" que ejercieron "la mayoría de los ciudadanos vascos".

Evento relacionado: