Amre Moussa pasó revista a la situación en Irak y su posible futuro inmediato

"Todos nos opondríamos a la presencia militar extranjera en su país"

El secretario general de la Liga de los Estados Árabes, ayer en el Foro de la Nueva Economía

MADRID, 10 de noviembre. El secretario general de la Liga de los Estados Árabes, Amre Moussa, señaló ayer que la solución en Irak pasa por que haya "un proceso de reconciliación entre todos los pueblos" que conviven en el país y advirtió de que se debe distinguir entre los que luchan "genuinamente" contra la ocupación militar extranjera, que deberían participar en el proceso político para "pasar de ser resistencia a ser ocupación", y los grupos terroristas, a los que calificó de "casos contados" y "excepciones a la regla".

En su conferencia y posterior mesa redonda celebrada en un nuevo evento de esta plataforma desarrollada por Nueva Economía Fórum con The Wall Street Journal Europe, el secretario general de la Liga Arabe declaró que es imposible que haya avances "con el telón de fondo hostil de la opinión pública". Por ello, señaló que es imprescindible "un proceso de reconciliación entre todos los pueblos que conviven en Irak".

A su juicio, en la resistencia iraquí se debe distinguir entre los que luchan "genuinamente" contra la ocupación militar extranjera y los terroristas, que calificó de "excepciones a la regla". "Todos nos opondríamos a la presencia militar extranjera en su país, lo hicieron los franceses, por ejemplo", aseveró. "Estoy seguro de que esa resistencia está dispuesta a hablar con el Gobierno y con la coalición sobre el futuro de Irak, para pasar de ser resistencia a ser oposición", afirmó. A esa resistencia "hay que incluirla en el proceso", añadió. En cambio, los terroristas "no tienen nada que ver con la resistencia ni con la oposición, son casos contados, excepciones a la regla", señaló Moussa.

Amre Moussa es partidario de que se ponga en marcha un calendario para el fin de la presencia extranjera en el país, "en un momento dado, no inmediatamente", para que Irak "recupere su independencia y quede libre de fuerzas extranjeras". En tal caso, "los países árabes estarán dispuestos a hacer lo que les pida el Gobierno soberano de Irak, pero no mandarán tropas bajo el mando de la coalición, a la que el propio Consejo de Seguridad ha definido como 'fuerza de ocupación'", añadió.

Por ello, considera fundamental que la ONU "haga oír su voz" en Irak no sólo para garantizar el proceso político, sino para que los "esfuerzos de reconstrucción sean realizados y asumidos de forma transparente bajo la supervisión de Naciones Unidas". "No es un solo Estado el que debe determinar cuál es el futuro de Irak", afirmó, en alusión velada a Estados Unidos.

TERRORISMO Y VIOLENCIA ANTIMUSULMANA

Amre Moussa aseguró también que el terrorismo es un "problema muy grave" que "no viene de una única dirección". "El fundamentalismo está en todas partes, forma parte de todas las culturas, hay que abordar todos los fundamentalismos", explicó. "No podemos aceptar que se diga que los musulmanes son terroristas", añadió. "Es un fenómeno internacional, no es un foco reservado a un solo culto", aseveró.

Por ello, advirtió contra el posible brote de violencia antimusulmana a causa de incidentes como el del asesinato del cineasta holandés Theo van Gohg (conocido por sus posturas antiislámicas), la semana pasada, a manos de un presunto terrorista islámico. "El miedo existe, y no sólo por ese incidente particular que lamento, sino porque hay una mayor movilización social contra los musulmanes", explicó.

Evento relacionado: 

Galería