NEF Tendencias con don Joaquín Nieto, Director de la Oficina de la OIT en España

Sordo no cree que la pandemia haya debilitado a los sindicatos y valora que los acuerdos han evitado una “hecatombe” laboral

Mecenas        

Viernes, 30 de abril. El secretario general de CCOO, Unai Sordo, consideró este viernes en ‘NEF Tendencias’ que la pandemia no ha debilitado a los sindicatos y puso en valor que se han firmado acuerdos con el Gobierno que han evitado una “auténtica hecatombe” laboral.

En este acto informativo organizado por Nueva Economía Fórum, que protagonizó el director de la oficina en España de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Joaquín Nieto, Sordo fue preguntado sobre si la crisis ha debilitado a los sindicatos.
 
Rechazó esa posibilidad poniendo en valor el papel de las organización para pactar con los empresarios y el Gobierno las medidas laborales. “Si no se hubieran tomado las medidas que planteamos el 12 de marzo de 2020” como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que el Gobierno aprobó días después con un esquema “bastante similar” al propuesto conjuntamente por sindicatos y patronal, “no serán menos de dos millones y medio de puestos de trabajo que se han salvado” por esas medidas.
 
Recordó los acuerdos para regular el teletrabajo o las relaciones laborales en las plataformas digitales. “No puedo compartir que la pandemia esté debilitando a las organizaciones sindicales, otra cosa es que la reflexión que tenemos que hacer en una economía que ha cambiado tanto es de tal calibre que los sindicatos tenemos que estar en un proceso de readecuación permanente de nuestras estrategias”, puntualizó.
 
Añadió que le parecería “absolutamente injusto que la acción sindical se pudiera equiparar a un debilitamiento de los sindicatos”.
 
Por otra parte, reivindicó ante los actos del Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, que se celebra mañana sábado, que se eleven los salarios y particularmente el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que se derogue la reforma laboral de 2012 para ir hacia “un modelo que prime mucho más la estabilidad en el empleo” con fórmulas de adaptación de jornada como los ERTE y una “financiación suficiente” del sistema público de pensiones.
 
“Es un escenario que hay que transitar” y en el se plantea la “reconstrucción de un contrato social pensando en el siglo XXI”, destacó. En ello, el papel que pueden jugar organizaciones internacionales como la ONU o la OIT puede ser “un nuevo paradigma”.