El consejero de Educación de la Generalitat de Catalunya en el Fórum Europa

Solucionar la financiación autonómica es "imprescindible" para mejorar la educación

Patrocinio de             

MADRID, 12 de marzo. El consejero catalán de Educación, Ernest Maragall, afirmó hoy en Madrid que la inversión en educación como motor de cambio "tiene que explicitarse" y que para ello "es imprescindible" dar solución a la financiación autonómica.

"No es una cuestión de cómo repartir el 50% de los recursos públicos entre 17 sujetos, es una cuestión de cómo repartir el 100% entre dos: el Gobierno central y las comunidades autónomas", dijo Maragall en un desayuno informativo del Fórum Europa, organizado por Nueva Economía Fórum.

El consejero señaló que la sociedad catalana considera la educación como una “cuestión nacional”, en la que hay que seguir una estrategia reformadora que va más allá de una simple gestión y que “no puede esperar”.

En su opinión, hay un capital heredado de reformas educativas anteriores durante el periodo democrático (como la LOE y la Logse) que es un punto de partida “positivo”, y consideró que no se puede negar la influencia del nivel educativo de una generación sobre la siguiente.

OBJETIVOS BÁSICOS

Los objetivos fundamentales del consejero son fortalecer las escuelas e institutos de enseñanza obligatoria, especialmente los de titularidad pública, regenerar la confianza y evitar el distanciamiento entre la escuela y la sociedad, así como reubicar la función docente, buscando el prestigio de maestros y profesores.

Asimismo, la Generalitat pretende conseguir una mejora de los resultados educativos y del acceso de los alumnos a los estudios superiores, gestionar bien los recursos y lograr un equilibrio positivo entre la escuela pública y la concertada y privada.

Explicó también que pretende pasar de un modelo educativo “reglamentista y jacobino” a un modelo liberal que otorgue libertad al sistema, de un marco limitador a otro abierto a las iniciativas, del control de los procesos al énfasis en los resultados, y pasar también a un modelo defensor de la heterogeneidad.

A su juicio, estos objetivos se pueden conseguir en el marco de un nuevo Estatuto con una nueva manera de entender las competencias educativas.

Para ello, afirmó que se han puesto en marcha medidas como la evaluación global externa para todos los alumnos de Primaria, corregir el porcentaje de alumnos que no terminan la enseñanza posobligatoria y fomentar el plurilingüismo entre el castellano, el catalán y el inglés, ya que “no estamos al nivel adecuado”.

Finalmente, indicó que se está invirtiendo en la primera etapa de la Educación Infantil y que se trata no sólo de incorporar portátiles para los alumnos y de pasar del papel al soporte digital, añadiendo tecnologías de la información, sino de ver cómo eso afecta a la forma y al contenido del proceso de aprendizaje.

Evento relacionado: 

Galería