18 aniversario

Fórum Europa con el presidente de la República de Colombia

Santos destaca que los acuerdos de paz con las FARC son "irreversibles"

Patrocinado por            

MADRID, 14 de mayo. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dejó claro este lunes en el Fórum Europa que los acuerdos de paz suscritos por su gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son "irreversibles".

Durante una conferencia en la tribuna que organiza Nueva Economía Fórum, el presidente colombiano subrayó que la Corte Constitucional de Colombia dictó que en los próximos tres mandatos presidenciales -doce años- ningún gobierno ni ningún parlamento del país podrá aprobar reformas legislativas que revoquen los acuerdos de paz con la guerrilla.

Santos indicó que cuando comenzó el proceso de paz con las FARC hace ocho años "nadie confiaba en su éxito" y afirmó que éste culminó en un acuerdo porque "se alinearon las estrellas y se dieron las condiciones" necesarias para lograrlo.

Reconoció que el proceso de paz ha sido "difícil", ya que la construcción de la paz requiere de un "liderazgo horizontal" que haga posible el cambio de "actitudes y sentimientos".

A su vez, indicó que "cualquier acuerdo de paz es imperfecto", puesto que "siempre habrá quien quiera más justicia y quien quiera más paz".

Subrayó que el proceso de paz ha sido duramente "calumniado" por quienes calificó como "detractores de la paz", lo que, explicó Santos, obligó a ser más "cautelosos" y "cuidadosos" a quienes participaron de él.

A pesar de las dificultades que surgieron durante su desarrollo, aseveró que este proceso es más "ambicioso", "complejo" e "integral" que cualquier de los que se han puesto en marcha hasta la fecha, debido a que "se ha ido más allá del desarme, la desintegración y la reintegración" de la guerrilla en la sociedad.

Santos confesó que le hubiera gustado que las FARC hubiesen conseguido un mejor resultado en las últimas elecciones legislativas celebradas en Colombia, si bien afirmó que los miembros de la guerrilla cometieron "muchas atrocidades" que los colombianos no les han perdonado.

NUEVO PROYECTO
Llamó a "construir un nuevo proyecto de país" tras la desaparición de la guerrilla, poniendo como ejemplo de esa idea su voluntad de poner en marcha el próximo 1 de enero 16 planes de desarrollo en aquellas zonas donde las FARC estaban más presentes.

"Esta no fue una concesión a las FARC, sino la obligación de cualquier gobierno. Se tenía que hacer con o sin ellos (los miembros de la guerrilla", sentenció.

El presidente colombiano apuntó que los acuerdos de paz "avanzan" con ciertos problemas sobrevenidos, aunque resaltó que su gobierno siempre ha tenido presentes a las 8,5 millones de víctimas que dejó en Colombia el conflicto con las FARC.

Reivindicó la redacción y aprobación en 2012 de la Ley de Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras y la creación de un proceso de justicia transicional que se ha convertido en un "referente" para la comunidad internacional.

Cuantificó en 800.000 el número de víctimas reparadas desde la firma de los acuerdos de paz y en 300.000 la cantidad de hectáreas devueltas a los campesinos, a las que próximamente se unirán otras 500.000 que se encuentran en poder de los jueces.

Ante la eventual desilusión que los acuerdos de paz hayan podido sembrar entre ciertos sectores de la sociedad colombiana, advirtió de que "la construcción de la paz puede durar dos o tres generaciones".

A su vez, añadió que un conflicto que se enquistó durante 54 años "no se resuelve de un día para otro tras una firma".

Respecto de las denuncias del expresidente Álvaro Uribe sobre un posible atentado en su contra, Santos explicó que él mismo trasladó a su antecesor la existencia de informes de inteligencia que apuntaban en esa dirección.

No obstante, afirmó que no es muy prudente airear ante la opinión pública ese tipo de informaciones, dejando claro que Uribe está "más protegido que nunca" y confirmó que se le ha facilitado un dispositivo de seguridad adicional.

Por último, rechazó las acusaciones que le imputan haber acordado con las FARC la paralización de la fumigación de las plantaciones de droga en manos de la guerrilla y explicó que su gobierno ha tomado la decisión de abandonar esta práctica por su "ineficacia", ya que los cultivos han aumentado en los dos o tres últimos años.

"Lo asumo y es mi responsabilidad", remachó.
 

Evento relacionado: 

Galería