Íñigo de la Serna en el Smartcity. Foro de la Nueva Ciudad

Santander devolverá a las empresas tecnológicas que se instalen allí los impuestos de los dos primeros años

Con el patrocinio de  

MADRID, 11 de noviembre. El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, anunció hoy en ‘Smart city. Foro de la Nueva Ciudad” que, a partir del lunes, las empresas tecnológicas que se instalen en la ciudad disfrutarán de la devolución del 100% de todos los impuestos que tengan que pagar en los dos primeros años.

De la Serna, también presidente de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) protagonizó la edición de este miércoles de la tribuna informativa que organiza Nueva Economía Fórum, con una conferencia en la que se mostró como uno de los alcaldes con una mejor comprensión de lo que implica la idea de ‘smart city’.

El vicesecretario general de Acción Sectorial del PP y ex alcalde de Vitoria, Javier Maroto, lo reconoció como uno de los grandes pioneros en el aprovechamiento de las nuevas tecnologías para las ciudades.

El alcalde de Santander partió de la asunción de que “no existen ciudades inteligentes, todavía no”, si bien algunas como la suya lo están intentando. Admitió también que “la velocidad a la que se está produciendo esta renovación, la más disruptiva” de las que ha experimentado la gestión municipal, es tan elevada “que nos está pasando por encima” y aún “no tenemos capacidad de saber en qué nos podemos convertir”.

COMO ‘LUCY’
De la Serna dijo que la “gestión inteligente de las ciudades”, un término que le gusta más que “ciudad inteligente”, pasa por las cuatro fases que experimenta la protagonista de la película ‘Lucy’, que, aunque calificó de “muy mala”, encarna en una persona la influencia que la tecnología puede ejercer en las ciudades y el proceso de adaptación de éstas.

La primera, en la que cree que se encuentran las ciudades españolas, es la de una gran cantidad de recursos tecnológicos y medidores en diferentes ámbitos que aún “van descoordinados”. La segunda, en la que algunos municipios, que “se pueden contar con los dedos de una mano” empiezan a adentrarse, sería precisamente su coordinación en una única plataforma tecnológica que permita integrarlos y visualizarlos todos a la vez.

Para los próximos años quedarían la tercera y la cuarta fase: la tercera permitiría la introducción de algoritmos que permitieran respuestas automáticas del sistema tecnológico de gestión de servicios municipales cuando se den determinadas circunstancias externas, y la cuarta la predicción de tales contingencias.

De la Serna indicó que la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que él presidió en los últimos cuatro años y de la que desde septiembre es vicepresidente, debe impulsar a través de su central de contratación de servicios que la plataforma informática sea una sola, para garantizar la interoperabilidad y comunicación entre las ciudades.

NUEVO PARADIGMA
El alcalde de Santander subrayó también el cambio que supone el que muchos ciudadanos puedan desarrollar a un coste casi nulo aplicaciones para móvil que están a disposición de sus vecinos a un click, por ejemplo para detectar aparcamientos vacíos en la zona, de forma que así se borra la distancia entre productores y consumidores y ya no son las administraciones las que tienen que garantizar esas herramientas y servicios.

Igualmente, puso en valor la importancia de la colaboración entre el sector público y el privado, y la necesidad de que las empresas tradicionales se adapten a las novedades tecnológicas, porque prohibirlas, como ha ocurrido con la plataforma de alquiler de vehículos con conductor Über, si bien cierta discriminación positiva pueda ser necesaria en un primer momento, no servirá de nada, y “las ciudades menos restrictivas serán las más competitivas”.

El ponente desmintió, por último, a los gobiernos municipales que piensan que las nuevas tecnologías son algo ajeno a las políticas sociales, y que “no entienden” que son una de las mejores herramientas para temas como la teleasistencia y la participación ciudadana. En este sentido, alertó contra el riesgo de que esta creencia retraiga las inversiones de los presupuestos municipales en esta materia.

Más en particular, De la Serna dijo que se propone hacer de Santander “un laboratorio urbano para que se ensayen prototipos” de aplicaciones, ofreciendo los datos municipales abiertos y, desde el lunes, permitiendo que a todas las empresas tecnológicas que se instalen en la ciudad se les devuelvan todos los impuestos en los dos primeros años.
 

Evento relacionado: 

Galería