La candidata del PP a Lehendakari, en el Fórum Europa

San Gil cree que Zapatero habló con Imaz en Moncloa del día después del 17-A y de formar un gobierno transversal

Avisa que si el nacionalismo tiene mayoría absoluta sería imparable el Plan Ibarretxe y cree que lo importante es qué hará el Gobierno

MADRID, 7 de marzo. La presidenta del PP vasco y candidata a lehendakari, María San Gil, se ha mostrado convencida de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, habló con el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, en la conversación "discreta" que mantuvieron en La Moncloa, del día después de las elecciones vascas y de la formación de un gobierno "transversal". San Gil realizó estas declaraciones en Fórum Europa, plaforma de debate organizada por Nueva Economía Fórum con la colaboración de Europa Press y el patrocinio de ING Direct y British Telecom. La dirigente popular vasca considera también que si el nacionalismo obtiene mayoría absoluta el 17 de abril el Plan Ibarretxe será "imparable", pero cree que lo importante es saber qué hará el presidente del Gobierno frente a esta cuestión.

San Gil opina que si Zapatero e Imaz mantuvieron en secreto su entrevista fue porque tenían algo que ocultar. En su opinión, el jefe del Ejecutivo se está comportando de forma condescendiente y débil con el nacionalismo "poniendo en peligro la idea de España" y cree que en ese encuentro de Moncloa se habló del día después de los comicios vascos y de la formación de un gobierno "transversal".

La dirigente vasca, quien reiteró en muchas ocasiones a lo largo de su discurso que lo que necesita Euskadi es un cambio de gobierno y no de socio de gobierno, aseguró que son los propios socialistas quienes están hablando de ese gobierno transversal entre nacionalistas y el PSE. Puso como ejemplo la entrevista de Jesús Eguiguren en Gara, en la que advertía que con el PP, ni antes, ni después de las elecciones iban a hacer ningún pacto. Además, explicó que los socialistas se están plegando al nacionalismo y se quieren "mimetizar" para poder gobernar con ellos.

Apuntó, entre otros argumentos, que el plan que han diseñado "se pone al servicio del nacionalismo". Así, mientras Ibarretxe habla de "estado libre asociado", el PSE habla de "comunidad nacional" y si Ibarretxe habla de "referendum" los socialistas también, al igual que hablan, como el lehendakari, de "relación bilateral entre "Euskadi y España".

Considera que esto son gestos de "debilidad" pero cree que con ello "no van a dar gusto" al nacionalismo, que está en la apuesta por la independencia. Por ello, reiteró que la "clave" en Euskadi no son gobiernos transversales, sino un cambio de Gobierno que encarna, dijo, el PP, que es el que defiende "sin complejos" la idea de España en Euskadi. Sobre si el PP gobiernaría con el PSE si la suma de ambos partidos diera para gobernar, María San Gil precisó que si ella tiene un voto más que Patxi López, no tendrá ninguna duda para llamar inmediatamente al dirigente socialista. Su duda, dijo, es a quién llamará Patxi López si es el quién tiene un voto más.

CONDICIONA APOYAR AL PSE A LA DEFENSA DEL ESTATUTO Y DERROTAR A ETA

 

En este sentido, puso en duda que el PSE quiera gobernar con el PP aunque pueda hacerlo y recordó el pacto que tiene el PSOE con ERC. Algo, dijo, "dificilmente conciliable" para tener un gobierno con el PP en Euskadi. De hecho, dijo que no ve a Patxi López "abogando por una alternativa" en el País Vasco y puso como ejemplo que los socialistas están "laminando" al PP en la diputación y en el ayuntamiento de Alava en favor de los nacionalistas.

Al ser preguntada si daría gratis su apoyo al PSE para gobernar si el resultado de las elecciones lo permitiera, advirtió que "nada es gratis en política y menos en el País Vasco", al tiempo que estableció dos condiciones para apoyar un gobierno del PSE: la defensa del estatuto y luchar por la derrota del terrorismo. "Dos premisas básicas", adviritió.

ETA SABE QUE EL GOBIERNO ESTA DISPUESTO A HACER CONCESIONES

Sin embargo, María San Gil considera que los socialistas están rompiendo con conceptos que, hasta ahora, "no se ponían en duda", como la posibilidad de hablar con Batasuna y con ETA. En este sentido, mostró su preocupación porque hay dirigentes socialistas que hablan de esta posibilidad y añadió que "los propios terroristas saben que ahora hay un gobierno dispuesto a hacer concesiones. No tengo certezas, pero parece ser que hay dirigentes socialistas que están teniendo conversaciones con Batasuna", apuntó y argumentó que esta es una cuestión que se comenta en el País Vasco. Además, puso como ejemplo que la relación de dirigentes del PSE con dirigentes de Batasuna es "más cordial" en los últimos tiempos en el Parlamento vasco.

EL PLAN IBARRETXE SERA IMPARABLE

 

En cuanto al Plan Ibarretxe, se mostró convencida de que si los nacionalistas obtienen mayoría absoluta en estas elecciones, este plan "será imparable". En su opinión, la convergencia del nacionalismo en los últimos tiempos es "clarísima" y recordó el apoyo que Batasuna dió al Plan Ibarretxe en el Parlamento vasco. Algo, dijo, que propiciará que Batasuna no permita al PNV que se rebaje un ápice las exigencias de ese plan.

Pero considera que en este punto, la cuestión más importante es qué va a hacer el presidente del Gobierno si esta situación se da, preguntó si Zapatero "va a tener la fortaleza suficiente para impedir que este órdago no se produzca". En este sentido, apuntó que si fuera Mariano Rajoy quien estuviera en el Gobierno "no tendría ninguna duda". Sin embargo, en su opinión, el Gobierno de Zapatero se está plegando a las exigencias de los nacionalistas "por complejos y por afán claro de separarse del PP" y puso como ejemplo que se está tramitando la derogación de los artículos del Código Penal por los que se penaliza la celebración de referendos ilegales. En este sentido, advirtió que no se debe ser débil con las exigencias nacionalistas y precisó que no se debe caer en la tentación de que se puede llevar al nacionalismo por otro camino distinto del que ha elegido porque "no es verdad".

"EL 17-A NOS JUGAMOS LA PERTENENCIA O NO A ESPAÑA"

 

Por ello, considera fundamental que los vascos sepan qué es lo que van a votar el próximo 17 de abril. Recordó que siempre se dice que las elecciones vascas son decisivas y precisó que en este caso sí lo son porque en estos comicios "nos jugamos el futuro de todos nosotros y la pertenencia o no a España".

En cuanto a la posibilidad de que se presente Batasuna o alguna coalición cercana, a los comicios vasco, considera que se un debate estéril porque fueron los jueces quien ilegalizaron a esta formación. Cree también que el PNV dice con la "boca pequeña" que la izquierda abertzale debe poder presentarse, porque en su opinión, al PNV le viene bien que no lo hagan porque recibirán parte de sus votos.

San Gil también se refirió a la división de las víctimas, explicando que desde hace 8 meses es cuando empezaron a tener divergencias. Recordó que el Gobierno de Aznar trabajó en favor de estas y apuntó que hasta hace ocho meses las víctimas eran un colectivo unido por el dolor, sin diferencias. Ahora tienen divergencias y complicaciones internas y puso como ejemplo "un hecho insólito en el País Vasco" que la directora de derechos humanos de Euskadi entra en debate público con las víctimas.

Evento relacionado: 

Galería