NEF Online con doña Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana

Rebeca Grynspan deplora que el G-20 se olvidara de la situación de los países de renta media

Mecenas     socio tecnológico Microsoft   

23 de noviembre de 2020. La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, lamentó en ‘NEF Online’ que la declaración posterior a la reunión del G-20 fue “decepcionante” al no mencionar la situación que atraviesan los países “mal llamados de renta media” entre los que figuran buena parte de los que forman parte de la región.

Así lo aseguró en un encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum en el que reflexionó sobre la importancia de que las instituciones internacionales respondan a las necesidades de estos países.

Por ello, mostró su preocupación por el hecho de que la declaración de la última reunión del G-20, “que puso por encima de todo a los países más pobres, se olvidó de los países de renta media”.

A pesar de ello, agradeció al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que fuera el único participante en la referida reunión que rompiera una lanza en favor de los países de renta media.

Rebeca Grynspan explicó que estos países necesitan una nueva emisión de derechos especiales de giro por parte del FMI, una iniciativa por la que apuesta, según dijo, la directora gerente de este organismo, Kristalina Georgieva, porque “les dan liquidez sin que aumente su deuda externa”, y la decapitalización de los bancos de desarrollo para afrontar sus necesidades.

Por otro lado, la secretaria general iberoamericana explicó que la pandemia ha tenido un “impacto desproporcionado” en América Latina, como pone de manifiesto que la región, que cuenta con el 8% de la población mundial, representa una tercera parte del total de fallecidos en el mundo y que, según la ONU, una de cada tres personas que caerá en situación de pobreza extrema será iberoamericana.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Francisco Bustillo, que participó en el encuentro con Grynspan, mostró su inquietud ante los datos económicos de la pandemia, una “suerte de tsunami que afecta a todo el mundo”, una situación que obliga a “fortalecer los organismos internacionales”.