NEF Online con doña Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana

Rebeca Grynspan apuesta por un acceso “universal y equitativo” a las vacunas

Mecenas     socio tecnológico Microsoft   

23 de noviembre de 2020. La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, defendió en ‘NEF Online’ la importancia de que el acceso a las vacunas contra la pandemia de Covid-19 sea “universal y equitativo” con el fin de inmunizar al mayor número de personas posible y “no dejar a nadie atrás”.

Lo hizo en un encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum en el que se pronunció sobre las vacunas contra el coronavirus después de AstraZeneca haya informado esta mañana de que la vacuna que desarrolla con la Universidad de Oxford ha demostrado una eficacia del 70%, un anuncio que se suma a los realizados por la empresa Moderna y la farmacéutica Pfizer, cuyas vacunas superan el 90% de eficacia.

Grynspan se congratuló de vislumbrar “una luz después del túnel”, lo que proporciona una “gran esperanza”. No obstante, señaló que a partir de ahora el “gran reto” pasa por dotar de “celeridad” a esos avances científicos con el fin de que “estén disponibles para toda la población” y “no dejar a nadie atrás”.  

Esto le sirvió para destacar que muchos países latinoamericanos forman parte del grupo Covax auspiciado por la Organización Mundial de la Salud para que la vacuna llegue a las naciones más pobres, al mismo tiempo que Argentina y México se han asociado para producir y distribuir en América Latina la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

También urgió a ultimar los protocolos que posibiliten la aceptación de las vacunas por parte de los organismos reguladores en el ámbito sanitario de los países de la región y que impidan la aparición de problemas aduaneros. “Asistimos a una gran prueba para el mundo multilateral. Si fallamos, lo debilitaremos; si lo hacemos bien, lo revitalizaremos”. arguyó.

Por último, Rebeca Grynspan puso de manifiesto que la Conferencia Panamericana ha advertido de que se necesitarán 2.000 millones de euros para que la vacuna sea accesible en Iberoamérica, lo que le permitió reiterar su ruego de que se haga todo lo posible para que “ningún país se quede atrás”.