El líder del BNG en el Fórum Europa

Quintana califica a los populares de "malos jugadores" por proponer que gobierne la lista más votada<br /><br />

Desayuno-informativo patrocinado por Asisa, BT y Red Eléctrica de España

MADRID, 25 de enero. El líder del Bloque Nacionalista Galego (BNG) y vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, se refirió hoy a la propuesta del Partido Popular para que gobierne la lista más votada y afirmó que se trata de una práctica "de malos jugadores, que cuando pierden cambian las normas". Durante su participación en el Fórum Europa, organizado en Madrid por Nueva Economía Fórum, Quintana señaló que le extraña que esta propuesta proceda de un partido al que "se le llena la boca defendiendo la Constitución" y criticó esta iniciativa, ya que, dijo, supondría cambiar un sistema parlamentario democrático por un sistema presidencialista.

El líder nacionalista añadió que el pacto de gobierno en la Xunta entre el BNG y PSdeG es un ejercicio de "corresponsabilidad" y un esfuerzo por encontrar "puntos de acuerdo" para gobernar, unos valores políticos que calificó "de muy positivos".

Además, aseguró que desde el BNG no se plantean pactos con el PP gallego, porque consideran que las propuestas de este partido son "tremendamente negativas para Galicia", pero señaló que en la formación nacionalista no existe un "rechazo atávico" al Partido Popular.

En este sentido, dijo que en el BNG "no pactamos con cualquiera y a cualquier precio", ya que para hacerlo exigen a sus socios de gobierno "no ir en contra de los intereses de Galicia".

Quintana añadió que en España no existe una cultura de "coalición" entre diferentes formaciones políticas, y comentó que la experiencia gallega podría "aportar cierto grado de sensatez que no ha estado presente en la política nacional desde hace muchos años".

Por otra parte, calificó de "leyenda urbana" los rumores de enfrentamiento entre los socialistas y nacionalistas que forman el Gobierno gallego, aunque aclaró que "el BNG tiene su clientela política en Galicia y puede dialogar de igual a igual" con el Gobierno central, porque no se considera "deudor de ninguna disciplina".