El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias en el Fórum Europa

Pedro Castro comienza una ronda de reuniones con las Comunidades Autonomas

Patrocinio de

MADRID, 22 de abril. El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro anunció hoy que el próximo 29 de abril comenzará una ronda de reuniones con los gobiernos autónomos que se iniciará ese día en La Palma con el ejecutivo canario. Este será el primero de una serie de encuentros en que los municipios pretenden lograr la complicidad de las autonomías en el diseño competencial y en la definición de un nuevo sistema de financiación, según explicó Castro en el Fórum Europa, organizado por Nueva Economía Fórum.

Castro confía en que el compromiso expresado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en su investidura se haga realidad en esta legislatura y garantice una clarificación de competencias y una financiación suficiente para que las corporaciones locales atiendan sus obligaciones.

La presencia de Pedro Castro en el Fórum Europa concitó una expectación poco habitual. Entre el público hubo tres ministros, Elena Salgado, Celestino Corbacho y Beatriz Corredor, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, y el presidente del Senado, Javier Rojo. La presentación corrió a cargo del titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y además asistieron decenas de alcaldes, entre ellos el de Madrid, el popular Alberto Ruiz Gallardón.

En su intervención, Castro desgranó las que vienen siendo reclamaciones históricas de la organización municipal entre las que se incluyen la reforma de las haciendas locales, la promulgación de una ley de Gobiernos locales, la delimitación competencial y la suficiencia financiera.

Explicó que uno de los retos que tendrá que afrontar el municipalismo en los próximos años es el de la vivienda en su doble vertiente de fuente de riqueza y trabajo y de derecho de los ciudadanos.

En ese sentido explicó que la FEMP ya ha suscrito acuerdos con promotores y constructores, con sindicatos y que pretende ahora culminarlos con las entidades financieras y la comunidades autónomas.

Dentro de este plan de promoción de la vivienda pública, Castro enunció el papel fundamental del Ministerio de la Vivienda, cuya titular se encontraba presente, circunstancia que el presidente de la FEMP aprovechó para pedirle públicamente una entrevista dirigida a perfilar la participación de los ayuntamientos en los planes del Gobierno de promover 150.000 viviendas de protección oficial al año en esta legislatura.

La FEMP ya había suscrito convenios con la anterior titular de Vivienda, Carme Chacón, para promover la rehabilitación de los cascos antiguos y para evitar el "mobbing" inmobiliario a inquilinos mayores.

REDISTRIBUCIÓN DE RIQUEZA

Castro insistió en la importancia de llegar a acuerdos en materia de vivienda, puesto que el impulso de iniciativas públicas es un modo de "redistribución de la riqueza" y no un medio para financiar las arcas municipales, que sólo recaudan por esta vía el 5% de sus presupuestos.

El presidente de la FEMP insistió en que la iniciativa pública debe tomar el relevo de la privada en el sector de la construcción con el doble objetivo de impedir el crecimiento del paro y la desaparición de empresas y facilitar a los sectores menos favorecidos y a los jóvenes el acceso a la vivienda.

En ese sentido reclamó a las comunidades autónomas que no eleven los módulos que establecen para el suelo hasta los límites más elevados, porque el objetivo no es recaudar más construyendo menos, sino todo lo contrario.

"No vamos a permitir la destrucción de empelo en nuestro entorno, porque estamos en condiciones de facilitar creación de riqueza, con las herramientas de que disponemos. Los ayuntamientos somos auténticos terminales de desarrollo económico en el territorio", aseguró.

En esa línea, insistió en que éste es el momento de "activar desde lo público" las inversiones en infraestructuras y vivienda social, algo que no se puede hacer "sin una política valiente de suelo público".

En materia de inmigración, Castro abogó por garantizar prestaciones y servicios básicos tanto los inmigrantes como a los ciudadanos nativos en igualdad de condiciones y expresó como uno de sus prioridades la lucha contra la violencia doméstica y contra el terrorismo.

Evento relacionado: