El ex presidente del Congreso de los Diputados y ponente de la Constitución española en el Foro de la Nueva Sociedad

Peces Barba aboga por una reforma electoral que ponga a los nacionalistas "en su sitio" y haga justicia a PSOE, PP e IU

Patrocinio de:  

MADRID, 26 de noviembre. El ex presidente del Congreso de los Diputados y ponente de la Constitución, Gregorio Peces Barba, abogó hoy por abordar una reforma de la Ley Electoral que amplíe a 400 el número de diputados, que ponga a los nacionalistas "en su sitio" y que haga "justicia" al PSOE, al PP y a IU. Peces Barba hizo estas manifestaciones en el Foro de la Nueva Sociedad, organizado por Nueva Economía Fórum y patrocinado por la Fundación Once y Caja Navarra, donde mostró su esperanza de que una reforma de esta naturaleza "quizá" frene la "deriva injustificable" de Izquierda Unida en el País Vasco, donde participa en el gobierno presidido por Juan José Ibarretxe.

El veterano político socialista hizo una defensa del proceso que desembocó en la redacción de la Constitución de 1978 y que fue fruto del convencimiento de "los que vencieron en la Guerra Civil" de que la dictadura no se podía sostener y de la actitud conciliadora de la democracia cristiana "no colaboracionista" y la izquierda hasta el Partido Comunista.

"Los que se quedaron al margen fueron los que quisieron quedarse al margen" y pese a ellos se logró una gran "estabilidad" en los gobiernos democráticos y un "turno pacífico" de gestión entre UCD, PSOE y PP.

Treinta años después de su promulgación, dijo Peces Barba está sobre la mesa una reforma constitucional que supone la transformación del Senado en Cámara territorial, un supuesto que previeron los "padres" de la Carta Magna, pero que finalmente no pudo concretarse.

A Peces Barba le parece también que la Constición debería ser retocada en su Título VIII sobre el Estado de las Autonomías, para incorporar la Constitución Europea al ordenamiento español y para poner en situación de igualdad a hombres y mujeres en la sucesión de la Corona.

Pero además, abogó por una reforma electoral que permita ampliar a 400 el número de diputados, algo que permite la actual Constitución. Esa "bolsa" de nuevos escaños debería "reservarse" para las circunscripciones en las que "el PSOE, el PP e IU pierden muchos votos" en la asignación de restos.

Esa modificación colocaría a los partidos nacionalistas "donde deben estar", permitiría la conformación de "gobiernos de mayoría más fácilmente" y "haría justicia a IU, que quizá frenaría esa deriva injustificable" que le ha llevado a gobernar con el PNV en el País Vasco.

DEBATE AUTONÓMICO

En materia autonómica, Peces Barba pidió que se suprima de la Carta Magna los artículos dedicados a establecer las vías de acceso a la autonomía, puesto que todas las comunidades están ya conformadas.

Además, defendió la necesidad de que la Constitución haga una "descripción pormenorizada" de las comunidades autónomas tal y como se desenvuelven en la actualidad, con el objetivo de conjurar "cualquier tentación de romper ese mapa autonómico" en el futuro.

Peces Barba entiende que las reformas estaturias que se han remitido a las Cortes deberían ser "las últimas" que se estudiaran. En ese momento hizo un inciso para elogiar la tarea de Alfonso Guerra, que le presentó en el evento informativo, al frente de la Comisión Constitucional, ejecutando una tarea propia de "Hércules o Sísifo".

El ex presidente del Congreso se mostró a favor de que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña deje definitivamente "cerrado" el modelo autonómico dejando claro que no puede existir relación "bilateral" del Estado y las comunidades porque eso no es "propio de un Estado funcionalmente federal".

A su juicio, esa sentencia debería "dejar cerrado" definitivamente el desarrollo del Estado de la Autonomías. Insistió en que el desarrollo de esta modelo no tiene por qué suponer una segunda transición, puesto que las "bases" del sistema constitucional se pusieron hace 30 años y ahora sólo le hacen falta "retoques".

En ese sentido, también sugirió la supresión del apartado 2 del artículo 150 de la Carta Magna que permite transferir a las comunidades autónomas, mediante ley orgánica, facultades de titularidad estatal que sean susceptibles de transferencia o delegación, puesto que sería tanto como deja abierto el proceso constituyente.

Pese a estas reformas, el ex presidente del Congreso consideró que el Título VIII es "muy razonable" y que "si ha habido excesos tienen que ver con su desarrollo posterior".

Criticó, sin embargo, la actitud del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por haber afirmado que no reformaría el Estatuto votado en el Parlamento catalán, y al PP por criticarlo, y después apoyar supuestos similares en Valencia y Andalucía.

Peces Barba confió, en todo caso, en que "nadie se va a inmutar" en Cataluña si la sentencia del Tribunal Constiticional se pronuncia por un "recorte sensato" del texto del Estatuto.

Basó esta afirmación en el hecho de que el comportamiento del nacionalismo catalán fue "impecable" durante el proceso de transición, a diferencia de lo hecho por el PNV, que calificó de "traición". En ese sentido, abogó por que sean los propios ciudadanos vascos los que den un voto de "castigo" a los nacionalistas en las próximas elecciones vascas.

En cuanto al diseño del Poder Judicial, aseguró que en la transición fue "juicioso", aunque quizá un Consejo General de 20 miembros resulte excesivo. En todo caso, mostró su "esperanza" en la composicón del nuevo CGPJ y en la "razonabilidad" de su presidente.

Finalmente, se pronunció en contra de la limitación de mandatos para los presidentes de Gobierno en España. Según explicó, ese es un mecanismo que se aplica a los jefes de Estado, no de gobierno, en los países presidencialistas y hacerlo en España significaría limitar la soberanía del Palamento, que es el que elige al presidente tras las elecciones, con lo que está "en absoluto desacuerdo".

Evento relacionado: 

Galería