Durante la presentación del Fórum Europa

Pastor reivindica que “nadie” niegue a los españoles la soberanía nacional “en nombre de la ambición política”

Patrocinado por         

MADRID, 7 de noviembre. La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, reivindicó este martes en el Fórum Europa que “nadie” puede “enajenar o negarnos” la soberanía nacional “en nombre de la ambición política”, en alusión al desafío independentista liderado en Cataluña por Carles Puigdemont y que ha obligado al Gobierno de España a cesar al Govern de la Generalitat en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Así se pronunció la presidenta de la Cámara Baja en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en el que presentó al coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, y en el que estuvieron presentes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; la ministra de Empleo, Fátima Báñez; y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, además de los vicesecretarios generales del Partido Popular.

Pastor comenzó su alocución refiriéndose al problema soberanista de Cataluña y a las próximas elecciones autonómicas del 21 de diciembre. Dijo que España “está viviendo con gran preocupación” el conflicto catalán, que supone un “desafío a nuestra concordia” y al Estado de Derecho.

De este modo, defendió el papel de las instituciones, que “están preservando la soberanía nacional” y los derechos de los españoles, al tiempo que reivindicó la Constitución de 1978 “en la que todos ganamos al incorporarnos a un sistema democrático”.

Asimismo, se congratuló del modelo territorial español porque goza de una gran autonomía situándose como uno de los países más descentralizados del mundo y defendió además la “respuesta constitucional” con el artículo 155 de la Constitución “firme y efectiva”, que ha servido para “restaurar la legalidad en las instituciones catalanas”.

En este punto, la presidenta del Congreso de los Diputados lanzó una serie de advertencias y dijo que “nadie puede sacrificar o dejar sin efectos las grandes conquistas que los españoles hemos realizado juntos”, consiguiendo “una España más inclusiva y más diversa”.

Del mismo modo, avisó de que “nadie puede pretender que no seamos nosotros los dueños del espacio colectivo del que podemos hacer valer nuestra convicción como titulares de derechos políticos, civiles, económicos y sociales” y que “nadie puede enajenar o negarnos esa soberanía en nombre de la ambición política”.

Pastor dedicó la parte final de su discurso para referirse a la trayectoria de Martínez-Maíllo, de quien destacó su buen hacer junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la hora de “salvaguardar” el Estado de derecho en la crisis catalana.

Ensalzó su “compromiso” con la defensa de los principios constitucionales y la “pedagogía” que, dijo, es necesaria en estos momentos, un papel que le viene, según explicó, de su trayectoria política iniciada en Zamora. Asimismo, subrayó su “trabajo valioso y noble desde la seriedad y el rigor” que le ha valido para “hacer política con mayúsculas”.

Por último, destacó que “sus cargos en Génova no son cargas”, sino que los lleva “con gran tranquilidad y responsabilidad”, motivo por el cual, matizó, “va a tener un papel muy destacado en las elecciones” del 21 de diciembre en Cataluña. “Viene un tiempo ciertamente importantísimo para el futuro de Cataluña y España”, remachó Pastor, para concluir de esta manera la presentación de Martínez-Maíllo como un “gran compañero, zamorano de pro y abogado infatigable”.

Evento relacionado: 

Galería