El presidente del Gobierno italiano recibió el Premio Nueva Economía Fórum 2012

Napolitano señala a la deuda como el "primer problema" de España e Italia

MADRID, 2 de octubre. El presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, afirmó hoy que la deuda soberana, con una elevada prima de riesgo, es el "primer problema" que tienen tanto España como su país.

Napolitano hizo estas declaraciones en el acto de entrega de los Premios Nueva Economía Fórum, en el que recibió el galardón correspondiente al año 2012. En el mismo evento el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, recogió el premio de la edición de 2011, ya que el galardón no fue entregado el año pasado para evitar la coincidencia con la celebración de las elecciones legislativas en Portugal y España. El acto estuvo presidido por el rey Juan Carlos y se celebró en el Teatro de la Zarzuela de Madrid.

En su intervención, Napolitano aseguró que España e Italia deben resolver sus problemas actuales para refinanciar la deuda, dado que la presión de los mercados les obliga a pagar un elevado tipo de interés y eso lastra la economía e impide el acceso al crédito de las empresas.

Por ello, pidió “no cometer el error de reducir el problema de la UE al tema de la moneda única”, ya que considera que la zona euro necesita una reforma más profunda.
Adujo que los problemas de la prima de riesgo de España y de Italia, especialmente, “tienen poco que ver” con la economía nacional y responden en verdad a un “tsunami financiero alimentado desde el otro lado del océano”.

Napolitano indicó que los jóvenes son los principales afectados porque no encuentran trabajo y pidió para ellos una solución urgente ante el riesgo de que se conviertan en una “generación perdida” que generaría “graves consecuencias tanto sociales como políticas”.
A su juicio, los jóvenes son la “primera emergencia” que tienen países como Italia y España, que posee una tasa de paro juvenil alrededor del 50%.

El presidente de Italia reclamó “unidad” a todos los países para responder a los “desafíos múltiples” que ahora afectan a la Unión Europea en su conjunto. Asimismo, celebró que “nos mantiene unidos una comunidad de valores” y la capacidad para poner en valor las “diferencias” que tienen unos países de otros sin que eso genere un trauma político o social.

Reivindicó que la UE tenga un “protagonismo global” en las relaciones internacionales, al nivel de países como Estados Unidos, China o Rusia, aunque señaló como condición “que esté unida y cada vez más decididamente unida”.

Por último, el presidente italiano hizo referencia al nuevo proceso democrático que se está abriendo en algunos países del norte de África como consecuencia de la ‘primavera árabe’ y confió en que puedan dar lugar a una “nueva etapa de paz” en el Mediterráneo, aunque alertó de que en algunas de estas naciones, como Libia o Siria, existen todavía fuertes represiones.

Galería