La consejera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalitat Valenciana en Tribuna Mediterránea

Montón prevé para final de legislatura la vuelta al sistema público de los hospitales de Alzira y Dénia

Patrocinado por Bankia

VALENCIA, 12 de abril. La consejera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalitat Valenciana, Carmen Montón avanzó este martes en el ‘Fórum Europa. Tribuna Mediterránea’ que a final de la legislatura los hospitales de Ribera Salud (en Alzira) y Marina Salud (en Dénia), que ahora son de concesión privada, retornarán al sistema público de salud.

Así lo anunció Montón durante su intervención en el acto informativo organizado en Valencia por Nueva Economía Fórum, en el que esta cuestión generó diversas preguntas en el coloquio posterior.

Para “controlar” todo lo referente a las privatizaciones, concesiones y conciertos Sanidad ha creado la Dirección General de Alta Inspección y, según destacó Montón, su consejería ya ha dado cuenta de todas las auditorías de infraestructuras, de inversiones financieras, de calidad que se han puesto en marcha desde la Generalitat Valenciana.

Ahora, fruto del acuerdo de gobierno firmado entre PSPV-PSOE y Compromís, su departamento trabaja en “las auditorías de las concesiones administrativas sanitarias y el estudio de las vías adecuadas que nos permitan la reversión completa” en las que trabajan también la consejería de Hacienda a través de la Intervención general de la Generalitat y la Sindicatura de Cuentas.

El Consell, señaló, “está retornando la sanidad a lo público” y “si todo va bien, terminaremos la legislatura con la reversión de dos departamentos de salud”. Más adelante, a preguntas de los asistentes al foro, la consejera detalló que se trataría de los hospitales de Ribera Salud y Marina Salud, ubicados en las localidades de Alzira y Dénia. Para el de Alzira, “no se renovará el contrato” y en el caso del de departamento de Dénia “volverá a la gestión pública”.

En el caso de Ribera Salud, Montón explicó que DKV es el socio mayoritario de la UTE del hospital de Alzira con el 65 por ciento de las acciones y que quiere vender porque quiere “salir” de ese departamento de salud. La consejera señaló que están “en conversaciones” con ellos, “esperanzados de que todo vaya bien” y “que podamos recuperar ese control público de ese departamento de salud”. No obstante, la dirigente socialista se limitó a señalar que estas conversaciones están en “un primer momento” donde todo funciona “razonablemente bien”.

Montón defendió que su departamento está obligado a “hacer lo más posible con nuestros propios medios” para ser más eficientes y que la gestión privada debe tener en Sanidad un papel “complementario”, buscando para el paciente colaboración para aquello a lo que no pueda llegar la gestión directa de la sanidad pública, “pero no al revés”.
 

Evento relacionado: 

Galería