El secretario general de UGT en el Foro de la Nueva Sociedad

Méndez insta al Gobierno a agotar el margen de endeudamiento para luchar contra la crisis

Patrocinio de:

MADRID, 29 de septiembre. El secretario general de UGT, Cándido Méndez, instó hoy al Gobierno a "aprovechar el margen de endeudamiento" que todavía tiene la economía española para utilizarlo como "instrumento anti crisis", impulsando las inversiones en actividades productivas y para preservar el gasto social. En su participación en el Foro de la Nueva Sociedad, organizado por Nueva Economía Fórum, en colaboración con la Fundación ONCE y Caja Navarra, Méndez afirmó que "lo que sí creo es que el Gobierno debe aprovechar el margen que tenemos respecto a nuestra posición de endeudamiento", y añadió que "todavía hay margen de movimiento".

Asimismo, añadió que también debe haber un trasvase del sector de la construcción al de la hostelería. Un movimiento de trabajadores que supondría un retorno, ya que en los años 80 se produjo un flujo del sector hostelero al de la construcción, donde había "mejores salarios y unas condiciones laborales que en muchos casos eran mejores que en la hostelería".

El dirigente sindical defendió que tanto en el déficit público, que alcanzó el 1,3% en el segundo trimestre del año, como en el nivel de la deuda pública, que, según apuntó Méndez, se encuentra en el entorno del 36%, existe todavía "un buen colchón" antes de alcanzar los límites del marco de estabilidad presupuestaria, que son el 3% y el 60%, respectivamente.

En este sentido, el secretario general de UGT realizó una "burda cuenta que nos puede aproximar al margen" que de endeudamiento que tiene el Estado. Méndez apuntó que cada punto de deuda sobre el PIB equivale a unos 10.000 millones de euros, con lo que "si tenemos en torno a 20 puntos", el límite serían unos 200.000 millones de euros.

A pesar de que considera que el endeudamiento todavía debería ser mayor, Méndez admitió que los Presupuestos Generales del Estado para 2009, presentados el pasado viernes por el Ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, tienen "la orientación más adecuada en estos momentos".

"Nuestro país no puede permitirse unos presupuestos de ajuste duro", señaló, ya que, en su opinión, "sería un gran sacrificio para las familias españolas" y supondría "hipotecar nuestra necesidad de seguir mejorando".

NO A ABARATAR EL DESPIDO

Por otro lado, advirtió a las organizaciones empresariales y al Gobierno de que el sindicato no va a aceptar ninguna medida que suponga un abaratamiento del despido.

"No vamos a aceptar ningún cambio para empeorar las normas actuales en materia de relaciones laborales", dijo Méndez "con absoluta claridad". "Es más, hay una coincidencia de fondo en que el problema es de liquidez", añadió Méndez, quien añadió que "sabemos que los problemas desde el punto de vista económico no tienen nada que ver con los derechos de los trabajadores en tema de despidos".

Por esta razón, aseguró que "no vamos a aceptar ningún tipo de recorte" ya que considera que "sería una injusticia y un error". "Los representantes empresariales están planteando una posición injusta y errónea", y no sólo eso, sino que "están transmitiendo un mensaje que no se corresponde con la realidad", al denunciar una "rigidez" del mercado laboral "que no existe en este país".

Asimismo, sobre la crisis interna abierta dentro de la patronal CEOE tras la dimisión de su secretario general, Juan Jiménez Aguilar, Méndez subrayó que "hasta la fecha, y estoy seguro de que va a ser así en el futuro, no se ha producido ningún tipo de distorsión en el diálogo social".

También se refirió Méndez a las críticas que están recibiendo los sindicatos desde algunos sectores por no haber convocado una huelga general ante el incremento del paro y la desaceleración de la economía.

En este sentido, el líder de UGT admitió que "algunos están intentando azuzar a las organizaciones sindicales", y denunció que "son los mismos que están pidiendo un abaratamiento del despido y un recorte del gasto social".

Sin embargo, Méndez subrayó que los sindicatos "queremos aprovechar la vía del diálogo social para combatir la crisis" y destacó que ésta será la primera vez que los representantes de los trabajadores podrán "abordar el tratamiento de una crisis muy fuerte por la vía del diálogo social".

Además, afirmó que las centrales sindicales nunca han "convocado una huelga porque se crezca más o menos", sino que en las anteriores huelgas generales, que se celebraron "con distintos gobiernos", fueron "todas como respuesta a decisiones políticas que suponían un agravio para los trabajadores".

En cuanto a las dificultades del sector de la construcción, Méndez señaló que "la alternativa para poder preservar el mayor número de empleos tiene que venir de la propia construcción".

Evento relacionado: 

Galería