NEF Online con don Javier Maroto, Portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Senado

Maroto denuncia que “a Sánchez le importa todo un pimiento” porque “no tiene escrúpulos”

Mecenas     socio tecnológico Microsoft   

- Dice que el Ejecutivo “lleva a rajatabla la máxima de que una mentira mil veces repetida se puede convertir en verdad"

- “Sánchez está encantado con que exista una opción como Vox” y por eso “la alimenta todos los días"

19 de noviembre de 2020. El portavoz del Partido Popular en el Senado, Javier Maroto, denunció en ‘NEF online’ que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “no tiene escrúpulos”, por lo que “le importa todo un pimiento mientras él siga en La Moncloa”. Precisamente a esto achacó su acercamiento a partidos como EH Bildu y el “precio que les paga” por estar en el poder.

En este encuentro informativo organizado de forma telemática por Nueva Economía Fórum, Maroto dijo que no cree en las casualidades y que no piensa que un ministro como Fernando Grande-Marlaska, “que en su momento fue una referencia en defensa de los valores e la lucha contra ETA”, permita por casualidad en este momento que se acerque a cárceles vascas a “terroristas condenados por graves crímenes”.

“Se les acerca casualmente de forma simultánea en el tiempo a este acuerdo con EH Bildu”, resaltó Maroto, recordando que desde la formación de Arnaldo Otegi “dicen que van a venir a Madrid a derribar el régimen”. “Como las casualidades no existen, creo que hay un vínculo clarísimo”, determinó, al igual que estableció un paralelismo entre la aprobación de la ‘Ley Celaá’ con los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y la supervivencia política de Sánchez.

Por ello, opinó que “a Sánchez le importa todo un pimiento mientras él siga en La Moncloa” y consideró que “es un hecho manifiestamente cierto que no tiene escrúpulos, ética ni moral”. “Si hay que pagar un precio, se paga porque el que sale beneficiado es él”, censuró sobre los pactos del Ejecutivo con formaciones nacionalistas o independentistas para aprobar los PGE.

Según el análisis de Maroto, “se está yendo más allá” de la propia ley penitenciaria para tomar decisiones que “parece que llevan la firma de EH Bildu” en vez de la del Gobierno de España. A su juicio, se ha elegido “de forma inédita” al partido de Otegi como “socio” en la negociación presupuestaria, lo cual también conlleva pagar “un precio político inédito”.

El portavoz parlamentario de los populares en la Cámara Alta se revolvió por el hecho de que el Gobierno escoja como socios a ERC o a EH Bildu “habiendo una aritmética parlamentaria diferente” y que podría insertarse “en la moderación y el constitucionalismo”.

“PGE SIN ALMA”

A ello sumó su apreciación de que las cuentas públicas para 2021 “carecen de alma” para con los autónomos y, en especial, con el sector de la hostelería y el del turismo. “Unos Presupuestos sin alma en una crisis como ésta no son unos Presupuestos para España”, se reafirmó Maroto.

Tras criticar la “falta de sensibilidad humana” de estos PGE con los colectivos que peor lo están pasando, censuró las subidas impositivas que afectarán “a millones de personas de la clase media y trabajadora” en el coste del diésel, de las bebidas azucaradas o de los fondos de pensiones.

Además, Maroto mostró su confianza en que los fondos europeos “van a llegar” a pesar de “la posible tensión” que ejerzan los gobiernos de Hungría y Polonia. Eso sí, avisó a Sánchez de que “se equivoca otra vez cuando trata de secuestrar los fondos europeos y proporcionar dádivas a las comunidades autónomas sin un acuerdo y sin consenso”.

“Las comunidades necesitan tener certezas y garantías de que esos fondos tienen que llegar a cubrir las necesidades que gestionan”. Por ello, se pronunció con dureza contra Sánchez por estar “tratando de ser el administrador de las dádivas” a las regiones y recalcó que “la asignatura pendiente es cómo se reparten” y llegan a proyectos que después sean “avalados” por la Unión Europea.

Igualmente, el portavoz del PP en el Senado se refirió a la gestión de la pandemia del coronavirus por parte del Gabinete de Pedro Sánchez y arguyó que “el Gobierno actual no está preparado ni capacitado para liderar la crisis sanitaria ni la económica”.

En este momento, cargó contra el Ejecutivo de Sánchez por “llevar a rajatabla la máxima de que una mentira mil veces repetida se puede convertir en verdad, algo que hemos comprobado desgraciadamente con la pandemia”. Se preguntó si el Gobierno “con ese Ministerio de la Verdad taparía a los medios que descubren una verdad incómoda”.

“El PP va a analizar todas las herramientas parlamentarias, legales y judiciales que estén en nuestra mano si esta provocación y este intento de creación de ese comité de la verdad, que debería llamarse comité de la censura, se lleva a la práctica”, avisó. Ahondó así en que “discrepar no es desinformar”.

Maroto también admitió que no puede aportar “novedad” con respecto a la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y dijo confiar plenamente en la decisión que tome el presidente nacional del PP a este respecto, sin avanzar el grado de madurez de un posible pacto en este ámbito en el actual contexto político.

“Exigimos que los jueces elijan a los jueces”, subrayó el portavoz de los populares, y apuntó que el PP mantiene sus exigencias –que el PSOE retire la reforma presentada en el Congreso de los Diputados, que Podemos quede al margen y avanzar hacia la despolitización–.

“ENORME PEDAGOGÍA”

En el caso del PP, admitió que ha de hacer “una enorme labor de pedagogía” para explicar que “sólo hay una fórmula” de echar a Sánchez del Palacio de La Moncloa y pasa por aglutinar el voto en torno al proyecto de Pablo Casado una vez se convoquen las elecciones generales. “Si votas dividido, Sánchez se queda”, sintetizó.

Así las cosas, explicó que el PP seguirá defendiendo “un proyecto alternativo” haciendo un “esfuerzo adicional” quitándole “la careta a Vox y haciendo un discurso moderado pero también vehemente” en la crítica al Gobierno. “Tenemos la posibilidad de hacerlo y de convencer a una inmensa mayoría de que esa prioridad (de echar a Sánchez) sólo se puede hacer desde la unidad”, incidió.

Es más, afirmó que “Sánchez está encantado con que exista una opción como Vox” y por eso “la alimenta todos los días para evitar que pueda existir una alternativa a su Gobierno”. En este punto, valoró que el líder de Vox, Santiago Abascal, “engañó a los suyos desde el minuto uno” con la moción de censura, puesto que los números no daban para que prosperase.

Aprovechó de nuevo para marcar distancias con el partido de Abascal y confesó que se le quedaron “los pelos de punta” al escuchar en la moción que “la dictadura de Franco era mejor que el régimen democrático a día de hoy”. “La moción afortunadamente ha permitido conocer por fin fuera de los mítines el ideario político de Vox, que desgraciadamente difiere mucho del que necesita España y tiene el PP”, comentó.

Entre las diferencias con Vox, Maroto también aludió a que el PP “lleva en los genes el europeísmo” mientras que al partido de Abascal “está contra Europa” y también “niega el cambio climático” o “la violencia que sufren las mujeres por el hecho de serlo”. En su opinión, Vox representa el ideario “de una España más rancia” y el PP defiende un país “moderno” que “acepta la diversidad”.

ELECCIONES CATALANAS

En este contexto, y con la vista puesta en las elecciones catalanas, se remitió a que las “claves” las tiene el presidente de los populares en Cataluña, Alejandro Fernández, “siempre de acuerdo” con el presidente nacional, Pablo Casado. Maroto opinó que hay que incidir en el mensaje de que hay un espacio de “voto moderado” y avisar de los efectos de la fragmentación.

“Si votas dividido” explicó que en este caso “Puigdemont se queda, o se queda Torra, o a saber a quién ponen detrás de los hilos de Artur Mas”. “En Cataluña hay que dar esa esperanza” en torno al constitucionalismo, aunque rehusó valorar si la fórmula ha de ser una convergencia con Ciudadanos y se limitó a recalcar la “confianza” que tiene la dirección en Alejandro Fernández.