Fórum Europa con Guido Westerwelle

Margallo y Solana agradecen al ministro de Exteriores alemán su europeísmo

Patrocinado por BT, Asisa y Red Eléctrica de España

MADRID, 10 de diciembre. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, y su precursor Javier Solana, también ex Alto Representante para la Política Exterior de la UE, agradecieron hoy en el Fórum Europa su “europeísmo” al todavía titular de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle.

Westerwelle protagonizó la edición de este martes del citado evento informativo, organizado en Madrid Nueva Economía Fórum y donde también intervinieron Margallo y Solana. Éste último se iba a encargar inicialmente de presentar la conferencia del ministro alemán, pero un problema de tráfico retrasó su llegada y tuvo que conformarse con dedicarle unas palabras antes del coloquio.

Definiéndole como “amigo hace muchos años”, reconoció la importancia que para él ha tenido la “visión europea” de Westerwelle y le agradeció que “ha sido siempre” un “europeísta”. Por ello, y ante los desafíos a los que se enfrenta la UE, terminó pidiéndole: “No te retires. Te vamos a necesitar”.

GARCÍA-MARGALLO
En términos parecidos se expresó Margallo, también antes de que el moderador abriera el coloquio. Partiendo de que el término liberal lo acuñaron políticamente para todas las lenguas del mundo las Cortes de Cádiz, aseguró que Alemania saldó esa deuda etimológica apoyando a los partidos políticos españoles durante la Transición, y Westerwelle en particular por su “esfuerzo europeísta”, por el que le expresó su “gratitud”.

El ministro de Exteriores español afirmó que para él ha sido “un privilegio” compartir los consejos europeos con su homólogo alemán y contar con sus “consejos”, “complicidad” y “confidencias”. Finalmente, le llamó a comprometerse públicamente con él y a continuar con sus trabajos en común “enamorados de ese proyecto común que es Europa”, por ejemplo en las reuniones ministeriales veraniegas en Palma de Mallorca.

Westerwelle dio la razón a Margallo y Solana al definirse varias veces como europeísta, incluso a favor de la labor del BCE poco popular en Alemania, y asegurar que Europa es “una comunidad de destino y de valores” y que ningún país, ni siquiera el suyo, podrá prosperar ni tener su voz en el mundo si no es dentro de la UE, por lo que los Estados miembros no tienen que competir entre sí, sino juntos contra el resto de potencias.

“No podemos desacoplar nuestro futuro del de Europa”, proclamó, garantizando que todas estas afirmaciones también las hace en Alemania, aunque no siempre sean bien recibidas.

Evento relacionado: 

Galería