El candidato de ERC a la Alcaldía de Barcelona en Tribuna Catalunya

Maragall apuesta por subir la tasa turística e implantar un peaje urbano en Barcelona

Bajo el mecenazgo de     

BARCELONA, 26 de marzo. El candidato de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) a la Alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall, explicó este martes en el ‘Fórum Europa. Tribuna Catalunya’ que su programa electoral contempla la subida de la tasa turística, el impuesto destinado al desarrollo y la promoción del turismo, e instaurar un peaje urbano de acceso a la ciudad.

Durante este encuentro informativo organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, Maragall aseguró que “Barcelona vale más” y por ello “fijaremos un recargo específico de ciudad que permita que Barcelona se beneficie de un incremento significativo de recursos con la condición de que se puedan aplicar en el conjunto de la ciudad, y para compensar los costes asociados al turismo y también redistribuir socialmente buena parte de estos ingresos”.
 
Sobre el plan especial de alojamientos urbanísticos que impulsó el actual gobierno de Ada Colau, Maragall dijo que “no está mal como iniciativa y concepto” porque “pretende ordenar la densidad y concentración de ofertas en los distintos territorios de la ciudad”.
 
Para el candidato de ERC, “como ciudad tenemos que tomarnos seriamente la promoción y protección de nuestro comercio, que es una maravilla de Barcelona”. También dijo que “no dejaremos que Barcelona se convierta en una ciudad franquicia”.
 
En este sentido, considera que tiene que haber franquicias pero “tendrán que aceptar ser parte del comercio con dignidad y corresponsabilidad con la vida de los barrios y los espacios que ocupan o no serán”. El programa del candidato republicano, hermano del exalcalde Pasqual Maragall, también contempla un programa de especial protección de las tiendas históricas.
 
Maragall considera que el actual Gobierno ha dejado que Barcelona proyectara una sensación de que en la ciudad se puede hacer todo, de barra libre y, el candidato de ERC, insistió en que “esto no puede ser”.
 
CON EL TAXI "A MUERTE"
 
Maragall manifestó que las plataformas de transporte Uber y Cabify tienen cabida en Barcelona “a pesar de que ahora estamos asumiendo las consecuencias de un conflicto que ya hace tiempo que se hubiera tenido que regular”.
 
Para el político catalán, Uber y Cabify tienen que tener un sitio en la ciudad pero deben operar de forma ordenada y gobernada. A su juicio, estas plataformas pueden ser compatibles en la ciudad con el sector del taxi y, en este sentido, quiso dejar claro que está "a favor del taxi y lo defenderé a muerte”.
 
Sobre la política de reducción de la presencia del coche en la ciudad, Maragall insistió en que "el coche no es un enemigo de Barcelona", pero "hay un cambio cultural en curso que se está acelerando” y considera que hay que adaptarse.
 
 
 

Evento relacionado: 

Galería