El premiado durante su intervención en la ceremonia

Lula señala a la UE que los pobres salvaron a Brasil de la crisis

MADRID, 18 de mayo. El presidente de la República Federativa de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, en la entrega del premio de Nueva Economía Fórum 2010, explicó a la Unión Europea que las personas mas pobres de su pueblo fueron las que salvaron a Brasil de caer en la crisis.

Durante el acto, organizado por Nueva Economía Fórum, el galardonado se dirigió al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y le dijo que tomaran nota de cómo en América del Sur habían afrontado la coyuntura económica.

“Quien salvó la economía de mi país fue la parte más pobre de la nación, que le hizo caso al presidente de la República en una cadena de radio y televisión pidiéndole al pueblo que consumiera porque si no lo hacía los empresarios no iban a producir más y las empresas no iban a vender”, explicó.

“Fue una lección, querido Durao Barroso, que deberían servirle a Europa, porque en la crisis económica de 2008 muchos países se encerraron, disminuyeron el consumo y el crédito, y lo que pasó es que la economía se fue atrofiando”.

Asimismo, añadió que en sus ocho años de gestión se ha esforzado para que los trabajadores obtuviesen beneficios. “El 99 por ciento de los acuerdos sindicales tenían por objeto aumentos reales del sueldo de los pobres que nunca recibieron un trato civilizado, humano y democrático como en estos años de gobierno”, detalló.

En la misma clave económica, Lula manifestó que tiene la “conciencia tranquila” para abandonar la Presidencia del país, no sólo por la popularidad, sino porque los empresarios nacionales y extranjeros “nunca habían ganado tanto dinero” como en sus ocho años de Gobierno. “Hay pocos lugares en el mundo donde los empresarios ganan tanto dinero como ganan en Brasil”, afirmó.

A ello añadió que las personas en situación de pobreza por primera vez recibieron un “trato civilizado, humano y democrático”, más de lo que prometió, a su juicio, en su discurso de investidura.

Lula indicó que “es un placer terminar ocho años de gobierno en una situación así, en una situación extremadamente importante” para Brasil, un país considerado como una potencia emergente.

Galería