Nekane Balluerka en el Fórum Europa Tribuna Euskadi

La UPV “aspira a la excelencia” y lamenta su “invisibilidad” en la sociedad

Bajo el mecenazgo de     

BILBAO, 14 de marzo. La rectora de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), Nekane Balluerka, puso de relieve este jueves la “dimensión y los valores” de un centro que “aspira a la excelencia” en todos los ámbitos pero lamentó la “invisibilidad” que padece la institución, algo que achacó a su “abrumadora implantación” en la sociedad vasca.

Durante su intervención en un encuentro del ‘Fórum Europa. Tribuna Euskadi’ organizado en Bilbao por Nueva Economía Fórum, destacó el “compromiso” social y académico de la UPV, incluido entre los 400 mejores centros del ránking de Shanghai. En este sentido, subrayó que la universidad pública vasca se ha convertido en un referente internacional en investigación sin dejar de lado sus “raíces”.

El exrector de la UPV Iñaki Goirizelaia, encargado de presentar a Balluerka, coincidió en este aspecto e hizo hincapié en que la universidad vasca “se codea con las mejores” a pesar de no ser “elitista”. “Aquí se encuentra en gran medida el futuro del País Vasco”, aseveró, aunque lamentó que “muchas veces” la institución “no tiene el respaldo que merece”.

En esta línea, la actual rectora alegó que la UPV padece una cierta “invisibilidad” fruto de su “abrumadora implantación en la sociedad vasca”. “Lo que resulta destacable en otras sociedades públicas o privadas, en esta universidad es un grano de arena más”, apuntó Balluerka, que insistió en que el centro es “una constelación” de investigaciones, clases, congresos, estudios y contratos “en un volumen de tal magnitud que a veces no se visibiliza claramente”.

La rectora apeló a un ciento de Edgar Allan Poe en el que la Policía busca una importante carta escondida en el domicilio de un ladrón. Los agentes “buscaron en los lugares más escondidos y secretos” cuando, en realidad, la misiva se hallaba en un tarjetero ubicado en el centro de la vivienda. “El cuento narra con perspicacia cómo las cosas más evidentes pasan desapercibidas. Pienso que es una metáfora perfecta de la presencia de la UPV en la sociedad vasca", dijo.

DEMOCRATIZAR EL CONOCIMIENTO
Balluerka puso en valor que la UPV no se asocie con un centro “elitista", dado que aboga por que la educación superior sea accesible para todas las personas independientemente de su nivel económico, su cultura o su religión. “Nadie debe quedar fuera por causas distintas a su capacidad intelectual”, alegó la rectora, que añadió que esa “democratización del conocimiento” no supone “una rebaja de los estándares de rigor”.

“Vivimos en un entorno en el que se confunde elitismo con excelencia”, lamentó la rectora, que hizo hincapié en que las restricciones a la formación conllevan “una pérdida de potencial humano”. En este sentido, presentó a la UPV como un “agente activo” que “ayuda a crear una sociedad más próspera y justa” tanto en lo que respecta a la inclusión de personas con entornos desestructurados como a la igualdad de hombres y mujeres. “No debe haber obstáculos añadidos por pertenecer a cierto género”, insistió Balluerka, que reconoció que “todavía queda mucho camino por recorrer”.

Ballerka lamentó las “dificultades” que bajo su punto de vista pone el Estado a la hora de facilitar la llegada de talento a los centros públicos. “La burocracia es terrible”, sentenció la rectora, que destacó que la UPV no tiene capacidad para “traer a un premio Nobel”.

Por el contrario, la rectora de la UPV puso en valor otros aspectos de la universidad, que definió como una garantía de empleo. Según los datos que ofreció en el ‘Fórum Europa. Tribuna Euskadi’, el 84% de los alumnos encuentra trabajo al acabar la carrera, tasa que alcanza el 98% en Ciencias de la Salud pero que cae hasta el 77% en Humanidades y otras disciplinas de “menor encaje laboral”.

Balluerka informó también de que cada año la UPV atienda a más de 57.000 estudiantes en sus más de 70 grados, 10 dobles grados y 106 másteres, de los cuales el 97% son accesibles en euskera. El centro se ha constituido además como “el principal agente investigador del País Vasco”, con alrededor de 290 grupos de investigación reconocidos. La universidad, insistió la rectora, produce 10 tesis doctorales a la semana, tres de las cuales poseen categoría internacional. También genera entre 15 y 20 patentes anuales y ayuda a crear más de un centenar de empresas con programas de apoyo al emprendimiento.

Finalmente, Balluerka puso en valor algunos de los “logros significativos” alcanzados por la UPV desde que accedió al cargo de rectora en 2017. Entre ellos, la construcción de un nuevo edificio para la Facultad de Medicina de Bilbao, que conlleva la puesta en marcha de “todo un proyecto en torno a las ciencias de la Salud”.

También valoró el “enorme esfuerzo” realizado por la UPV para “dar respuesta a las necesidades de la sociedad vasca”, entre ellas la creación de nuevos dobles grados y de nuevas modalidades educativas.

En esta línea, recordó que la oferta educativa de la universidad pública vasca destaca también por su “dimensión internacional”, pues cuenta con tres másteres de excelencia otorgados por la Unión Europea (UE) y el próximo año se impartirán otros tres.

Evento relacionado: 

Galería