Alberto Ruíz-Gallardón, abrió el año 2005 en Nueva Economía Fórum

"La unidad de España no está en peligro"

Abordó el impacto del Plan Ibarretxe y otras cuestiones de la actualidad nacional y madrileña

MADRID, 11 de enero de 2005- El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, dijo hoy que la unidad de España no está en peligro como consecuencia del Plan Ibarretxe, al que calificó como una "sinrazón absoluta", y expresó su confianza en la "respuesta serena, pero absolutamente contundente de los ciudadanos" ante este "embate severo".

Ruiz-Gallardón, que participó en el Fórum Europa organizado por Nueva Economía, con la colaboración de Europa Press y el patrocinio de ING Direct, British Telecom y Somersen, dijo no querer tener dudas de cuál va a ser la respuesta que va a dar la sociedad española ante el Plan Ibarretxe que, según aseguró, se ha hecho mediante una "burla de las formas" y un "camino torticero".

"En un Estado de Derecho no se pueden seguir caminos torticeros, entendidos como aquellos que no responden a la finalidad declarada. No se puede presentar como un proyecto de reforma de Estatuto de Autonomía lo que en realidad es, lisa y llanamente, un proyecto, no sólo de modificación, sino prácticamente de derogación de la Constitución de 1978", aseveró. El alcalde insistió en que el orden constitucional que nace del consenso histórico que se plasma en la Constitución Española "no puede adquirir la condición de peligro, entendido como la posibilidad de ruptura" y agregó que este "severo embate" del Plan Ibarretxe "tiene que tener la respuesta por parte de aquellos que de verdad queremos un sistema de consenso en torno a la Constitución de 1978".

"Creo que ese intento de ruptura del consenso constitucional de una forma no legal, en el sentido de no haber seguido los cauces establecidos en la propia Constitución, es una sinrazón absoluta y, precisamente porque es una sinrazón, no tengo ninguna duda de que la respuesta que habremos de dar, al margen de nuestra ideología, todos aquellos que nos declaramos herederos y agradecidos del consenso constitucional de 1978", apostilló. El regidor se declaró "optimista por naturaleza" y dijo que "no debemos considerar en peligro la unidad de España porque tenemos muchos valores compartidos que ahora hay que poner en común".

DECISIÓN POLÍTICA DE "ALTURA"

Preguntado por la actuación del PP ante el Plan Ibarretxe, Gallardón afirmó que su formación está siendo "responsable" y subrayó que la oferta de apoyo que el secretario general, Mariano Rajoy, ha realizado al Gobierno de España y su propuesta de un pacto para defender el consenso institucional "es de las decisiones políticas de más altura de miras que se ha producido desde la transición política en España". "La oposición ha estado a la altura de las circunstancias y ha demostrado que, queriendo ser gobierno, cuando el pueblo español nos ha dicho que somos oposición no estamos en oponernos a todo con tal de derribar al Gobierno, sino de defender los valores esenciales de nuestra democracia", subrayó.
El regidor afirmó que el PP "no ha querido ser espectador de una situación que considera grave" y, por este motivo, "hemos hecho aquello que tiene que hacer un partido de la oposición, que es colocarse a la altura del embate por parte del Plan Ibarretxe".

En este sentido, expresó su deseo de que tras la reunión que mantendrán el próximo viernes Rajoy y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "nazcan los acuerdos institucionales necesarios para que seamos todos plenamente conscientes de que nuestra unidad es absolutamente esencial para dar respuesta a lo que es una propuesta clara de ruptura de consenso constitucional".

PACTO PNV-PSOE

Preguntado por un posible pacto entre PSOE y PNV para gobernar en el País Vasco, indicó que, mientras que el PNV tenga unas propuestas "que no son de reforma estatutaria, sino de ruptura constitucional, no va a casar su programa electoral con un partido como el PSOE, en cuyo discurso político, del que yo discrepo, reiteradamente se habla de mantener las fases del consenso constitucional de 1978".

"Si ambos programas no casan, los ciudadanos no entenderían que, con programas contrapuestos, pudiese haber una acción de gobierno conjunta cuando la acción última del PNV es, de acuerdo con el ideario político de su legislatura, y me atrevo a decir de todo su programa político, la ruptura constitucional de 1978", puntualizó.

Igualmente, preguntado si él gobernaría en coalición con un socio que no apoya la Candidatura de Madrid 2012 (ERC), ni la Constitución Europea y que apoya el Plan Ibarretxe aseguró que "obviamente no" y añadió que en política "muchas veces es más acorde con tus principios, y también estratégicamente, permanecer en la oposición hasta que los ciudadanos te den su respaldo". "Yo lo hice, estuve en la oposición porque entendí que si no se tiene una mayoría suficiente no se tiene siquiera que intentar esa conformación del Gobierno y creo que quien busca socios que puedan resultar terriblemente distorsionadores de tu propio proyecto político acaba teniendo que desdibujarlo. Pero es una opción", concluyó.

LEY DE CAPITALIDAD

Del mismo modo incidió sobre su interés en que la futura Ley de Capitalidad aclare cuestiones relacionadas con la financiación de Madrid, por encima de modificar ámbitos competenciales, y señaló que esta norma podría ser aprobada por las Cortes Generales en esta legislatura. Explicó que su Administración está ya en diálogo con el Ministerio de Administraciones Públicas y con la Comunidad de Madrid para abordar cuestiones vinculadas con esa norma especial.

En este sentido, explicó que su equipo de Gobierno quiere que la nueva Ley, al igual que ocurre con el caso de Barcelona, no suponga sólo modificar competencias sino que, por el contrario, contribuya a revisar el sistema marco de financiación de la administración local.

Así, reconoció la existencia de contactos ya entre las tres administraciones y agregó que Madrid coincide con Barcelona en que la nueva norma no debe servir únicamente para articular ámbitos competenciales sino para cambiar el modelo de financiación local.

Tras recordar que la capital recibe diariamente a unos cinco millones de personas, que demandan servicios públicos y a lo que la Administración local tiene que estar preparada, para ofrecerles respuesta, comentó que la Ley de Capitalidad podría ser aprobada por el Parlamento en esta legislatura.

11-M

Además, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, dijo que los "fanáticos" no han conseguido alterar el modelo de convivencia que representa la capital, tras los atentados terroristas del 11 de marzo del pasado año, y agregó que la sociedad no se ha olvidado de las víctimas ni de sus familiares.

Durante su intervención señaló que cuando está a punto de cumplirse el primer aniversario de los atentados terroristas del 11-M, la sociedad ha aprendido a vivir por encima del alcance de esas acciones y que los "fanáticos" no han alterado el modelo de convivencia y de respeto que existe en Madrid, donde residen ciudadanos de 180 de los 192 países legalmente constituidos actualmente.

Tras recordar el mestizaje que existe en la capital, donde tradicionalmente no se pregunta a nadie de dónde es, señaló que el 11 de marzo los "fanáticos" buscaban la confrontación y romper los valores de convivencia existentes, lo que, en su opinión, no han conseguido.

"El fanatismo no convivirá entre nosotros", dijo Ruiz-Gallardón, quien reconoció, no obstante, que esos hechos violentos sirvieron para demostrar que "somos vulnerables", al tiempo que agregó que Madrid, como ha ocurrido siempre con las víctimas de los atentados terroristas, ha tenido presente en todo momento, por encima de los discursos, a las víctimas y a sus familiares.

ALUMBRADO ESPECIAL DE NAVIDAD

Por otro lado, Ruiz-Gallardón defendió el alumbrado especial de Navidad que lució el centro de la capital en las pasadas fiestas, sobre todo el que se pudo ver en el entorno de la Plaza de Cibeles y el Paseo de Recoletos, y señaló que éste fue elegido mediante un concurso de ideas.

En relación con las críticas suscitadas por los carteles luminosos de esas vías en los que se podían leer un poema o la palabra paz en varios idiomas, agregó que, en su opinión, es positivo que se haya producido un debate en determinados ámbitos de la ciudad sobre la oportunidad de ese alumbrado especial navideño.

No obstante, precisó que se colocó el diseño elegido por un jurado, tras un concurso de ideas, y que el mismo responde a un modelo de ciudad "moderna" como es Madrid. A su juicio, lo "peor" hubiera sido permanecer "dormidos y perezosos", lo que no ocurrió finalmente.

Evento relacionado: 

Galería