"Fórum Europa. Tribuna Catalunya" con doña Roser Brutau, Presidenta de la Fundació Banc dels Aliments de Barcelona

La presidenta de la Fundació Banc dels Aliments de Barcelona asegura que ser voluntario "es adictivo"

Mecenas ASSISTÈNCIA SANITÀRIA y teniendo a MICROSOFT como socio tecnológico.

24 de febrero. La presidenta de la Fundació Banc dels Aliments de Barcelona, Roser Brutau, aseguró en el 'Fórum Europa. Tribuna Catalunya' que ser voluntario "es adictivo" porque "recibes más de lo que das".

Durante este encuentro organizado de forma telemática por Nueva Economía Fórum, Brutau señaló que en su entidad están tan sorprendidos por esta "adicción" del voluntario que "hemos encargado un estudio para conocer sus razones", aunque agregó que ella considera que la causa está en que cuando eres voluntario "recibes más de lo que das".

Reconoció la presidenta de la Fundació Banc dels Aliments de Barcelona, que "el banco es un refugio para muchas personas", aunque advirtió que ser voluntario es también "una responsabilidad. Esto no es un juego, si no funcionamos bien, si no somos eficientes dejamos bocas sin alimentar".

Explicó, asimismo, que "no existe un perfil del voluntario general que trabaja con nosotros. Tenemos todos los perfiles profesionales inimaginables. Hay ejecutivos, administrativos, logísticos, taxistas, conductores de autobús, tenores... Es muy variado".

En relación con esta cuestión, Oriol Dolader, jefe de Logística del Banc dels Aliments de Barcelona, que también estuvo presente en el encuentro, relató que en los primeros días del confinamiento contaron con voluntarios muy especiales, "con un grupo de italianos y estadounidenses que estaban de vacaciones en Barcelona y como no podían volver a sus países se presentaron para echar una mano. Hubo semanas que esto parecía la ONU".

"Todos los bancos de alimentos, desde el 16 de marzo, tuvimos muy claro que éramos un servicio esencial y que no podíamos estar cerrados, a pesar de las circunstancias, que teníamos que dar respuesta a lo que la sociedad pedía", agregó Dolader, quien aprovechó para "dar un aplauso a la ciudadanía por su ayuda. En esos días recibimos más de 500 solicitudes para ser voluntario. Todos los días pasaban más de 300 personas para ayudarnos, era un tetris complicado, pero estructurado".

Brutau concluyó en relación con la cuestión de los voluntarios que "ahora mismo no necesitamos más voluntarios. Hay mucha rotación. Gran cantidad de ellos llegan aquí después de su vida laboral, pero luego viven cambios familiares y tienen que prestar su voluntariado en el ámbito familiar. Hay mucha rotación. Se producen bajas pero también mucha altas".

Sol Romero, voluntaria del Banc dels Aliments de Barcelona, explicó a través de un vídeo porque es voluntaria desde hace seis años. "Lo que te atrapa es trabajar con voluntarios como tú, personas que ayudan a los demás de forma altruista. Me siento inmensamente agradecida de pertenecer a esta gran familia".