Fórum Europa con Mr. Guy Verhofstadt, Copresidente de la Conferencia sobre el Futuro de Europa

“La pandemia y la guerra de Putin nos han devuelto a la realidad de la necesidad de Europa”

Mecenas    

MADRID, 1 de abril. La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, afirmó en el Fórum Europa que la pandemia y la agresión rusa contra Ucrania, “son solo los dos últimos y más significativos ejemplos de la importancia y los beneficios para todos de la capacidad de reacción conjunta de la Unión Europea”, dos golpes “de tal magnitud que nos han devuelto a la realidad de la necesidad de Europa, tras la ola de populismo y el clima de desafección que sufrimos en años anteriores”.

Así lo manifestó en el acto informativo organizado por Nueva Economía Fórum con el copresidente de la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE), Guy Verhofstadt, a quien presentó Batet, que dijo que en él “pervive hoy la tradición de los grandes políticos de la construcción europea”.

Para la presidenta del Congreso de los Diputados, Verhofstadt, que fue primer ministro de Bélgica, es “la encarnación del liberalismo europeo, que junto con sus valores clásicos de dinamización económica” incorporó “el reconocimiento de las libertades personales en el ámbito privado y la preocupación por la cohesión y la integración social”. Verhofstadt, reconoció Batet, ha sido uno de los grandes adalides de la integración europea, lo que “le ha llevado hoy a la copresidencia del Comité Ejecutivo de la Conferencia sobre el Futuro de Europa”.

Batet recordó que la CoFoE comenzó hace casi un año, transcurridos varios meses desde que se iniciara la pandemia “con graves consecuencias sociales y económicas”, y que la misma busca “sentar las bases de la reforma de las instituciones europeas” de sus capacidades competenciales y financieras “y de sus procedimientos de decisión”. Para la presidenta del Congreso, “nos jugamos nuestro futuro en Europa y nos jugamos lograr que la Unión disponga de las capacidades y la voluntad necesaria” para afrontar los retos actuales “multiplicando las fuerzas de cada uno de sus Estados miembros”.

NUEVA ENCRUCIJADA

La tercera autoridad del Estado subrayó que “hoy, de nuevo, vivimos una encrucijada para el futuro de Europa como consecuencia de la invasión de Ucrania y sus efectos devastadores para su población, para el conjunto de nuestras sociedades y la seguridad también de todo el continente”. Un conflicto, añadió, que “es la guerra de Putin, la invasión de un país soberano rompiendo todas las reglas del juego y todas las reglas internacionales”.

Para Batet, la pandemia y la agresión rusa contra Ucrania, “son solo los dos últimos y más significativos ejemplos de la importancia y los beneficios para todos de la capacidad de reacción conjunta de la Unión Europea”, dos golpes “de tal magnitud que nos han devuelto a la realidad de la necesidad de Europa, tras la ola de populismo y el clima de desafección que sufrimos en años anteriores”.

El citado populismo, denunció la presidenta del Congreso, que “lamentablemente, entre otras cosas, desembocó en el Brexit”, una ola de populismo, de desafección, “de cuestionamiento de Europa” que “sigue demasiado presente”. En su opinión, la Unión “ha sabido reaccionar adoptando respuestas mancomunadas, que han ido de la adquisición conjunta de vacunas a las decisiones históricas” aprobadas por el Consejo, la Comisión y Parlamento, junto con el Banco Central Europeo “para el impulso de la recuperación económica”.

“Si observamos lo que ocurrió en los no muy lejanos años de la crisis de deuda pública”, resulta “profundamente reconfortante observar la intensidad de las acciones” adoptadas en el marco de los nuevos instrumentos financieros y de los fondos ‘Next Generation’.

En opinión de Batet, “Europa avanza y se construye a golpes de crisis, pero lo hace aprendiendo de las mismas” y recordó que el camino de la UE “no ha estado exento de problemas” pero dichos problemas “son siempre por no actuar suficientemente integrados y no al revés”.

Esa es la discusión, señaló la presidenta del Congreso, “que cristaliza precisamente en la Conferencia sobre el Futuro de Europa”, que se ha centrado “no en las cuestiones institucionales” sino “sobre todo en los objetivos y las políticas de la Unión”, que “inevitablemente deberán adaptarse a la realidad que hoy vivimos”.

Evento relacionado: