Ertharin Cousin en el Fórum Europa

La ONU cifra el coste del hambre en el mundo en 1,6 billones de euros

Patrocinado por         

MADRID, 7 de julio. La directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ertharin Cousin, afirmó este martes en el Fórum Europa que el hambre no afecta solamente a las personas, sino también a la economía global, puesto que equivale a unos 1,6 billones de euros, esto es, entre dos y tres puntos del PIB mundial, lo que supone un coste “excesivamente elevado”.

En la citada tribuna informativa organizada por Nueva Economía Fórum, la máxima responsable de la mayor agencia humanitaria del mundo en la lucha contra el hambre señaló que unos 842 millones de personas en todo el mundo padecen hambre, lo que quiere decir que una de cada ocho no tienen acceso a comida diariamente.

Cousin añadió que un 60 por ciento de las personas que sufren de inseguridad alimentaria son mujeres y que uno de cada cuatro niños malnutridos tiene raquitismo, es decir, tienen un retraso en su crecimiento y “están condenados a vivir una vida de pobreza”.

“Pero el hambre no afecta sólo a personas físicas. El crecimiento económico también se ve afectado por la malnutrición, con el equivalente a 1,6 billones de euros al año, entre dos y tres puntos del PIB. El coste del hambre es excesivamente elevado”, aseveró.

En este sentido, recalcó que “las naciones más pobres son las que pagan el precio más alto por el hambre y la malnutrición”. Por ejemplo, supone un 11% del PIB en Guatemala y Honduras, y entre un 15 y un 16% en Etiopía, países que, según agregó Cousin, “no pueden permitirse este impacto financiero”.

“La región del Sahel es un buen ejemplo de ello. El presidente de Níger me dijo que el hambre tiene efectos muy negativos en toda la región y fuera de la región.
Aproximadamente, 20 millones de personas en el Sahel sufren inseguridad alimentaria, sobre todo en Chad, Malí, Mauritania y Níger. Sin seguridad alimentaria no hay estabilidad en el mundo. No hay una respuesta fácil a este problema, pero sí hay soluciones y se puede lograr”, explicó.

Cousin mencionó que cuando nació el PMA, hace unos 50 años, el país que más ayuda recibía de este organismo de Naciones Unidas era China y que Corea del Sur recibió “muchísimo apoyo” en el pasado y ahora es uno de los 10 principales donantes de esta agencia humanitaria.

“HAMBRE CERO”
Por otro lado, Cousin señaló que el PMA ayudó a unos 80 millones de personas en 75 países en 2013 y la previsión para este año es de llegar a los 100 millones, y apuntó que el organismo que ella dirige necesita unos 6.400 millones de euros anuales, pero el año pasado logró recaudar 2.000 millones menos.

Cousin recordó que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, presentó en una cumbre celebrada en Río de Janeiro (Brasil) en 2012 el reto de “hambre cero global”, que todas las personas tengan alimentos suficientes durante todo el año y erradicar la pérdida y el desperdicio de comida.

Por último, indicó que el hambre también afecta a países con alto nivel de renta, pero estos cuentan con “los medios necesarios que no tienen otros países”; abogó por “educar a la población” para que se decante por la comida sana en lugar de alimentos menos saludables y se declaró “superfan” del papa Francisco, quien le ha recibido en audiencia cuatro veces en el Vaticano.

“La primera vez que me reuní con el papa Francisco fue después de un viaje a Siria. Me dio una audiencia a mí sola durante 20 minutos para que le contara sobre lo que estábamos haciendo. Estaba encantada de oírle. Cuando empezamos a hablar, reconoció que su cargo le proporciona un púlpito muy importante y en todos sus discursos habla de erradicar el hambre. Es un hombre de su época”, concluyó.

Evento relacionado: 

Galería