Fórum Europa. Tribuna Catalunya con Marta Madrenas

La alcaldesa de Girona asegura que “el independentismo no frena el crecimiento”

Bajo el mecenazgo de Assistència Sanitària

BARCELONA, 16 de octubre. La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, aseguró este martes en el ‘Fórum Europa. Tribuna Catalunya’ que su ciudad se haya convertido en una “ciudad punta de lanza del independentismo” no le supone “ningún problema porque es lo que defiende la mayoría de la población gerundense” y afirmó que “no ha sido ningún lastre para nuestro desarrollo”.

“Al contrario, exportamos más que nunca, atraemos a nuevas empresas, y llevamos 58 meses consecutivos de reducción interanual del paro en la ciudad”, destacó durante su participación en este encuentro informativo organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum. “Es la demostración más clara de que tenemos un modelo de éxito y de que el independentismo no frena el crecimiento si un territorio es dinámico y si su gente se implica”.
 
Madrenas dijo que cree “en la independencia de Cataluña por muchos motivos: la principal es por la posibilidad de hacer un país nuevo, moderno, adaptado a las necesidades de hoy y que en este país las ciudades medianas como Girona tengamos más capacidad de influencia, más margen de aplicación de políticas para ser más competitivas”.
 
“Sinceramente, yo no veo la posibilidad de cambiar el Estado español en este sentido. Un estado español centralista, radial, que es freno para los territorios más dinámicos como el nuestro. Girona somos una demarcación abierta, que miramos a Francia, a Europa, y que para Madrid no dejamos de ser el noroeste peninsular”.
 
Para Madrenas, los ayuntamientos como el de Girona necesitan “más herramientas y no que cada vez nos empequeñezcan cada vez nuestro terreno de juego”. “Mientras reclamamos más poder y más recursos, el Gobierno va en sentido contrario”, apostilló.
 
La alcaldesa de Girona dijo que ve también a Barcelona punta de lanza del independentismo y confesó que en una hipotética Cataluña independiente “preferiría que Barcelona fuera la capital de este país porque así saldríamos adelante”.
 
En este sentido, dijo que “necesitamos una capital con claros principios independentistas y republicanos” y vio “factible” que esto pueda darse en las próximas elecciones municipales “si se trabaja con generosidad”. “Si se hace vieja política, quizás no, si se hace política de consensos, de trabajo, buscar complicidades, sería factible”, concluyó.
 
Así pues, preguntada por la declaración de persona non grata del monarca Felipe VI, Madrenas exigió que “pida perdón” por el discurso del 3 de octubre de 2017.
 
En cuanto a las próximas elecciones municipales, confirmó que se presentará como Junts per Catalunya porque se siente “cómoda”. Madrenas, que entró en la Alcaldía como sucesora de Puigdemont cuando este dio el salto a la Generalitat, se presentó recientemente en unas primarias para ratificarla como candidata.
 
“Ahora se está articulando este movimiento, La Crida” -impulsado por Puigdemont-, “que yo entiendo que tiene que ser un movimiento aglutinador de las diferencias”, declaró. Para Madrenas, este movimiento “no puede ser otra vez un artilugio que quiera homogeneizar el sentido de un movimiento”.
 
Bajo su parecer “quizás tendría sentido que fuera como partido en las europeas” y  le “gustaría pensar que sea un espacio transversal y que incluye las diferentes sensibilidades e ideologías. “No ha de ser un espacio homogéneo y por tanto, no lo acabo de ver que sea un partido que vaya a las de país ni a las municipales”, remachó.
 
La actual alcaldesa de Girona confesó que no consulta a Puigdemont sobre decisiones de la ciudad, sino que hablan de cuánto echa de menos la ciudad y su gente, y explicó que aprendió mucho en los años que trabajó con él, especialmente en la práctica de la “gobernanza compartida”.
 
Justo hoy que se cumple un año de la prisión preventiva de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, y al día siguiente de que se haya conocido la imputación de Neus Lloveras y Miquel Buch por su participación el 1-0, Madrenas dijo que “con el PSOE cambian las formas” pero que ve “más cinismo” en un partido que se autodefine como progresista y que defiende el derecho de los pueblos a la autodeterminación “en genérico” .
 
“Esto ya no va de partidos, sino que va de Estado”, aseguró. Y criticó que “harán todo lo posible para reprimir al hijo díscolo”. “¿Esto le ha servido alguna vez a algún padre?”, se preguntó.

Evento relacionado: 

Galería