Desayuno informativo del Fórum Europa

La AEB ve “margen” para mejorar la eficiencia de la banca y advierte de que el proceso de ajuste continúa

Patrocinado por Red Eléctrica de España, BT y Asisa

MADRID, 14 de noviembre. El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, advirtió este lunes, durante su intervención en el Fórum Europa, de que la persistencia de las presiones sobre la rentabilidad de la banca hace necesario que el proceso de ajuste de redes y personal continúe.

Roldán, en el citado acto organizado por Nueva Economía Fórum, reconoció que las oficinas bancarias en España son “mucho más eficientes” en comparación con las europeas, si bien el redimensionamiento del sector debe continuar.

El principal reto al que se enfrente la banca es la baja rentabilidad del negocio, derivada de los actuales niveles de tipos de interés, si bien “es posible que quede margen de maniobra para aumentar la eficiencia”.

Y esa mayor eficiencia, prosiguió el responsable de la AEB, se ha conseguido durante los últimos años con un duro proceso de ajuste de personal y de sucursales y este “proceso de racionalización de redes es continuo”.

Además, Roldán admitió que el proceso de digitalización en el que la banca está sumida, será más fuerte durante los próximos años y determinará nuevos procesos de ajuste en las plantillas o en el número de oficinas.

En este punto, el presidente de la patronal bancaria señaló que “no es fácil vislumbrar cuál es el equilibrio” y la evolución del entorno digital y “tendremos que cambiar la manera de relacionarnos con el cliente”.

FUSIONES PANEUROPEAS
Por otro lado, el presidente de la AEB habló de los procesos de consolidación de entidades financieras y destacó que España “no está sobrebancarizada”, a diferencia de Europa “donde hay un número excesivo de bancos”.

Pero Roldán quiso dejar claro que en España “no debemos cerrar la puerta” a nuevas operaciones corporativas, si bien “aquí hemos hecho los deberes y hemos pasado de 42 bancos y cajas a 15 bancos”.

En este sentido, se mostró convencido de que las fusiones son una buena herramienta para dar solución a los momentos de bajas rentabilidades “y eso no cabe duda en la experiencia española”.

A pesar de ello, alertó de que una fusión de “dos entidades débiles no hacen una más fuerte y ya hemos aprendido todos una lección”. “Cualquier fusión debe suponer una propuesta de valor para las entidades implicadas”, indicó.

Por último, deseó que las entidades españolas pudiesen lanzarse al mercado europeo y crear entidades paneuropeas, si bien afirmó que mientras la regulación esté instalada “en esta especie de rueda que no para de girar”, es muy difícil que una entidad haga un análisis que le permita realizar operaciones de gran calibre.

Evento relacionado: 

Galería