José María Roldán en NEF Online

La AEB defiende que la solidez de la banca “nunca se puede perder” porque llevaría a “infartar la economía”

Mecenas Asisa, Cabify y socio tecnológico Microsoft

23 de junio de 2020. El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, alertó en ‘NEF online’ de que la solidez del balance de la banca “nunca se puede perder” ya que ponerla en riesgo “puede llevar a infartar la economía y eso no es una buena idea”.

En este encuentro informativo organizado por Nueva Economía Fórum, explicó que siendo apenas un 3% en términos económicos de valor añadido o PIB para el país, la banca es “el sistema circulatorio” del país.

“Tú, con el sistema circulatorio quieres que no haya problemas. La solidez del balance siempre tiene que estar. No lo debemos sobrepasar porque te puede llevar al infarto de la economía”, ilustró.

Su respuesta la efectuó al ser cuestionado sobre la crisis y si impondrán un modelo de negocio o en la forma de hacer banca más social, aunque sea sacrificando rentabilidad y solidez de balance.

No obstante, Roldán sí reconoció que la crisis lo que ha hecho “es anticipar tendencias” que ya se encontraban identificadas como es la digitalización o la preocupación creciente por la responsabilidad social corporativa y medioambiental.

Durante su intervención y preguntado por la Unión Bancaria, Roldán aprovechó para expresar su preocupación por el mercado único ante la decisión de algunos gobiernos de ayudar a sus empresas con inyecciones de capital, al disponer de margen fiscal.

“Desde el punto de vista económico, la joya de la corona de Europa es el mercado único”, afirmó, y advirtió que “va a sufrir una enorme distorsión en los próximos meses” que obligará a “reconformarlo” para “que las empresas compitan no en función de su nacionalidad” o de si han recibido o no ayudas, sino de su capacidad competitiva intrínseca, su productividad y la calidad de sus productos. “Tendremos que reconstruir el daño que se va a producir en el mercado único de bienes y servicios con las medidas que se van tomar en los próximos trimestres”, insistió.

Al ser cuestionado sobre si los fondos que puedan venir de Europa obligarán a una mayor disciplina, Roldán defendió que el objetivo debe ser “mantener la confianza del inversor exterior que está financiando el endeudamiento de la economía” porque “nos interesa, no porque nos lo diga un tercero”.

Según detalló el Tesoro cuenta con el favor de los mercados como lo prueba su capacidad de colocar emisiones a plazos más largos y con tipos en mínimos históricos, lo que no obsta a su juicio para que se adopte a largo plazo un plan para reducir el alto endeudamiento que ahora se está adquiriendo por el Covid para tener niveles “más adecuados en la próxima década”.