Fórum Europa con don Gonzalo Gortázar, Consejero Delegado de CaixaBank

Gortázar confirma la intención de CaixaBank de distribuir el 50% del beneficio vía dividendos en efectivo

Mecenas    socio tecnológico Microsoft  

MADRID, 6 de octubre. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, confirmó en el Fórum Europa la intención de recuperar este año “la política tradicional” de dividendos de la entidad y distribuir entre los accionistas el 50% de los resultados recurrentes, “todo en metálico”.

El banquero precisó durante su participación en esta tribuna organizada por Nueva Economía Fórum, donde fue presentado por el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, que la cifra a distribuir corresponderá al resultado sin los “elementos extraordinarios derivados de los impactos contables de la integración”.

“Queremos recuperar esa disciplina necesaria para casi cualquier empresa, salvo los que están en una situación peculiar”, indicó, con la defensa de que los dividendos “son muy necesarios” y “muy positivos” en cualquier compañía y de forma específica en CaixaBank.

La razón que expuso es que dicho dividendo “va a todos los españoles”, ya que el Estado es accionista principal a través del FROB, el banco cuenta en su accionariado además con “todos los grandes fondos de pensiones extranjeros que gestionan los ahorros de mucha gente” y el 30% revierte en Obra Social ya que esa es la participación de la Fundación Bancaria “La Caixa” en el capital.

A su juicio retornar al pago del cupón es una “sana costumbre y una necesaria disciplina” en alusión a que la banca lo ha tenido prohibido primero y limitado después por parte del Banco Central Europeo (BCE) para que las entidades reforzasen su capital y pudiesen así atender las necesidades de la economía con la crisis del Covid.

En el caso específico de CaixaBank defendió que cuenta con la “liquidez, solvencia” y calidad crediticia para restablecer su ‘pay out’ tradicional, situado en el 50% del beneficio recurrente y con un pago íntegro abonable en efectivo.

Al ser cuestionado sobre cuándo podrá empezar a salir del capital el Frob, que controla algo más del 16% de CaixaBank, el banquero bromeó con que la “labor” de los gestores “es poner las cosas difíciles” en el sentido de que al banco le vaya “tan bien que les guste mucho”.

A renglón seguido indicó que, por otro lado, el banco genera “un valor importante para los accionistas” y, “en algún momento, podrá decidir recuperar parte de la inversión inicial”, excusando que no le tocaba a él “sugerir o indicar cuándo se debe tomar la decisión que corresponde a un accionista”.

Evento relacionado: