NEF Online con la Presidenta de UNESPA

González de Frutos urge reformas laborales, de pensiones y salud o “no habremos hecho nada para protegernos” frente a otra crisis

Mecenas Asisa, Cabify y socio tecnológico Microsoft

- Cifra entre 20.000 y 30.000 millones la inversión que el seguro estaría acometiendo de potenciarse el ahorro como en otros países europeos

22 de julio de 2020. La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, aseguró en ‘NEF Online’ que “no son tiempos para escatimar” esfuerzos generadores de la riqueza que precisa la economía y es el momento de abordar las reformas necesarias en campos como el mercado de trabajo y pensiones o “no habremos hecho nada para protegernos frente a un próximo agujero”.

En este encuentro informativo organizado telemáticamente por Nueva Economía Fórum, González de Frutos defendió que “todo lo que diseñemos” y “defendamos” para poner en marcha “debería estar encaminado a favorecer el crecimiento y el desarrollo”. “No son tiempos para escatimar” cuando lo que toca es creación de riqueza”, abundó.

La presidenta de Unespa sostuvo que, sobre todo, “debemos plantearnos con más seriedad que nunca las reformas que la economía española necesita”, recordando que no se ha “completado el diálogo reformista en nuestro mercado laboral y nuestras pensiones, en nuestro sistema de salud.., en definitiva: en nuestra eficiencia como país”. Si no se aborda auguró que “habremos salido del agujero, pero no habremos hecho nada para protegernos frente a un próximo agujero en el que, sin duda, podremos volver a caer”.

Entre las asignaturas pendientes apuntó como uno de los desafíos “más importantes” la necesidad de potenciar el ahorro. A título ilustrativo y con datos del supervisor europeo correspondiente al 2019 indicó que el ahorro consolidado en seguros de vida por habitante en España era de 4.350 euros; muy inferior a Dinamarca, con 52.000 euros; Reino Unido, con 35.000; Francia, con 31.500, o Alemania, con 17.500 euros.

Según explicó, dicho 'gap' va “a generar diferenciales de bienestar en el futuro” y en el propio crecimiento de las economías porque en las sociedades envejecidas y si la población mayor no cuenta con rentas diferidas suficientes acusará “escasa capacidad de compra y, por tanto, nuestra economía se va a resentir en este crecimiento basado en el consumo interno”.

Otra consecuencia de la que alertó es que el seguro es un inversor institucional de “alto” potencial y ayuda al crecimiento en los países que ahorran, ya que las instituciones que gestionan dichas huchas o patrimonio son, básicamente, las aseguradoras y los fondos de pensiones.

“Estos inversores institucionales lo que hacen es generar y gestionar compromisos a largo plazo y esa forma de invertir permite una financiación mucho más estable y de mayor calidad para la propia economía”, añadió. A título de ejemplo de nuevo indicó que las aseguradoras y vehículos de fondos de pensiones han comprado activos financieros en el último año por una cuantía equivalente al 3,1% del PIB en Dinamarca, al 2,3% en Francia y en Reino Unido “¡nada menos que del 6,9%!”, cuando en España fue del 0,2%.

“Esa es una diferencia abismal porque eso significa que estamos perdiendo entre 20.000 y 30.000 millones de euros con los que se podría estar financiando todo un desarrollo de los agentes económicos”, afirmó, instando al Gobierno a analizar la situación.

A su juicio, un Gobierno “responsable” debe “limitar” la tentación de pensar solo en la situación a corto plazo, pese a las urgencias de la crisis, e ir “sacando conclusiones de cómo habría sido esta crisis si la hubiera encontrado por una economía y un mercado laboral caracterizado por la existencia de esquemas generalizados de previsión y ahorro que hubieran, definitivamente, permitido una mayor capacidad de inversión por parte de los inversores institucionales”.