NEF Online: "Análisis resultados Elecciones Cataluña 2021" con don Gabriel Colomé y don José Juan Toharia

Gabriel Colomé: “Estamos viviendo la cuarta guerra carlista en Cataluña"

Mecenas grupo de Salud ASISA,  teniendo a MICROSOFT como socio tecnológico.

15 de febrero de 2021. El politólogo y profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Barcelona Gabriel Colomé tiró en 'NEF Online' de un silogismo histórico para explicar la situación en que se encuentra Cataluña tras la puesta en marcha del ‘procés’: “Desde 2012 hasta hoy estamos viviendo la cuarta guerra carlista en Cataluña”.

Lo dijo en un encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum en el que también participó el presidente de Metroscopia y catedrático emérito de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, José Juan Toharia.

Gabriel Colomé dijo que cuando se analiza “la Cataluña rural, columna vertebral del carlismo, se entienden muchas cosas” que suceden actualmente. Para ello, llamó a entender que el rasgo distintivo de la comarca catalana es su carácter “ultranacionalista”, “ultracatólico”, “anticiudad”, “antiBarcelona” y “anticosmopolita”.

En este contexto, enmarcó que el expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont es oriundo de Amer (Gerona), una ciudad “históricamente carlista”, y tiene en su familia antepasados que simpatizaron con esta corriente, mientras que el también expresidente autonómico catalán Quim Torra es natural del municipio gerundense de Santa Coloma de Farnés, lugar donde el carlismo fue fuerte.

Esto le sirvió para aseverar que, “si aplicamos un criterio de cultura política, y observamos el comportamiento electoral, no en lógica de ejes, sino de cultura mayoritaria, el carlismo ha vuelto a salir. El ‘procés’ ha permitido que el carlismo sea mayoritario”.

Por último, Gabriel Colomé dijo que Puigdemont no ha hecho más que imitar a Jordi Pujol, quien “cultivó ese espacio contra Barcelona, contra los socialistas, contra Pasqual Maragall, contra la ciudad". De hecho, recordó que "se opuso a los Juegos Olímpicos porque iban contra su concepción de la Cataluña esencial contra la Cataluña moderna de Maragall