El presidente de Galicia cree que el empresario Clemente González sería una buena solución para la continuidad de la fábrica

Feijóo exige “un precio de la energía estable” porque “España no puede permitirse el lujo” de cerrar Alcoa

Mecenas     socio tecnológico Microsoft   

- Promete “no dar un balón por perdido” para Galicia aunque “no es fácil convivir con el Gobierno central”

6 de julio de 2020. El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, reclamó en ‘NEF online’ al Gobierno central que “vuelva otra vez al sentido común” para fijar “un precio de la energía estable” y “competitivo”. “España no puede permitirse el lujo de cerrar una empresa estratégica para nuestro país” como Alcoa, advirtió.

En su intervención en la edición telemática de este evento que organiza Nueva Economía Fórum, recalcó que esta fábrica “es interesante para mantener en el caso de tener un precio de la energía estable”. “Estoy convencido de que si hay un precio de la energía estable, habrá personas interesadas en ver el modelo de venta y probablemente en compararla”, analizó.

Feijóo recordó que “todos los gobiernos anteriores han defendido que esta fábrica es estratégica para la industria española”, ya que “el aluminio es necesario para la industria farmacéutica, también por supuesto para la industria automovilística, aérea, del ferrocarril…”. “España va a seguir consumiendo aluminio”, enfatizó.

“España no puede permitirse el lujo de cerrar una empresa estratégica para nuestro país. La solución para Alcoa es tener un precio a la energía estable entre 30 y 35 euros el megavatio”, sintetizó Feijóo. En este sentido, recordó que en los años anteriores se pagó de media “46 a 47 euros”, con lo que Alcoa perdió “mucho dinero” en 2018 y 2019.

Este año, 2020, recordó que la empresa “está perdiendo seis millones de euros al mes”, un problema “agravado no sólo por el precio de la energía sino porque ha caído el consumo de aluminio por la paralización de la economía. “El tratamiento adecuado para este problema es establecer un precio a la energía competitivo”, se reafirmó.

En este punto, comentó que podría ver como "un planteamiento razonable" que el Gobierno diga que para llegar a "esa solución necesita dos años" con la propuesta de buscar “parques eólicos que se dedican a suministrar energía” a Alcoa mediante contratos de "precio estable de la electricidad". No obstante, opinó que puede ser “una disculpa” porque “no se va a producir hasta que los parques eólicos estén construidos” y que esto llevará “bastante más” tiempo.

De ese modo, llamó a iniciar un “periodo transitorio hasta que esos parques eólicos funcionen” y criticó que el Gobierno central “se niega” a ello. “Esto me suena simplemente a una disculpa, a cambiar y pegar la patada al balón hacia delante pero sin resolver los problemas”. “Si el Gobierno dice que lo va a resolver en un par de años, entonces a favor de que la intervengan”, dijo.

“Alcoa es una multinacional norteamericana y en un país donde pierde dinero va a cerrar”, como ha cerrado plantas en Estados Unidos, rememoró Feijóo. En este sentido, aseguró que dedicará “todas las horas que sean necesarias” para que siga “funcionando” esta fábrica, ya sea con capital norteamericano o español.

Es más, dijo que le parecería “fantástico” que continuase operando con capital español. “Es una fábrica interesante para mantener en el caso de tener un precio de la energía estable y estoy convencido de que si lo hay habrá personas interesadas”, expuso, y recordó que desde la Xunta ya se han planteado préstamos participativos o un plan industrial financiado en parte por la comunidad para la inversión y modernización de la fábrica.

“Nosotros siempre hemos trabajado y vamos a seguir trabajando por la industria gallega”, remarcó Feijóo. “Si en el precio de la luz el Gobierno vuelve otra vez al sentido común con un precio competitivo, puede interesarle esta fábrica a Clemente González Soler (empresario gallego que preside el grupo alumínico Alibérico) u a otro puede interesarle”, opinó.

Tras hacer esta radiografía de la situación, el presidente de la Xunta de Galicia determinó que “claro que hay soluciones” y hace falta “querer solucionar”. “Todavía hay partido y vamos a ver cómo acaba”, trasladó.

Además, Feijóo prometió que si es reelegido en el cargo no dará “un balón por perdido” para esta comunidad autónoma a pesar de que no sea “fácil convivir con el Gobierno central a efectos energéticos y de industria”. En todo caso, prometió “hablar y acordar” si los gallegos le respaldan en las urnas.

“Es evidente que tenemos mucho trabajo para seguir hablando con el Gobierno” sobre los temas que afectan a esta región, reconoció el presidente gallego y candidato a la reelección. De esta forma, avisó de que “tendremos mucha más legitimidad para decir al Gobierno que tiene que aprobar una tarifa eléctrica compatible con la producción de aluminio” si en Galicia sale de las urnas el 12-J “un gobierno sólido que tenga el respaldo mayoritario”.

A su juicio, el Ejecutivo que resulte de las urnas debe dejar claro al central que “no estamos en absoluto de acuerdo con que la industria conservera tenga un gravísimo problema de ubicación y, por tanto, de deslocalización”. Y también tiene que defender que “las fragatas que están comprometidas en Galicia han de hacerse porque no estamos como para cerrar empresas y oportunidades”.

“Es verdad que no es fácil convivir con el Gobierno central a efectos energéticos y de industria, pero mi obligación si sigo siendo el presidente de la comunidad autónoma a partir del lunes es no dar un balón por perdido”. “Yo voy a seguir defendiendo a Galicia con independencia de las tensiones que pueda tener con el Gobierno central”, garantizó.

Así las cosas, Feijóo aseguró que intentará “hablar y acordar”, aunque no piensa “aceptar una decisión política de cerrar industrias en Galicia simplemente porque aquí no gobiernen los socialistas, los populistas y los nacionalistas”.

En un momento en el que existe “un contraste evidente” en gestión económica entre el Gobierno central y el autonómico, Feijóo criticó que se pueda “despreciar al sector económico gallego”. Según su diagnóstico, “estamos ante el grave riesgo de cerrar la única empresa de aluminio primario que existe en Galicia y en España y que es el 30% del PIB de la provincia de Lugo”.

“Sabemos perfectamente que España va a entrar en el último cuatrimestre del año en una situación económica muy delicada y en una situación social extremadamente dificultosa”, prosiguió Feijóo. Y, en este contexto, criticó con dureza que el Gobierno haya “decidido romper el sistema de financiación a efectos de reparto”. “Deberíamos ser serios ante una pandemia económica”, remachó.