Cebrián minimiza las disputas internas en Prisa durante su participación en el Foro de la Nueva Comunicación

“En todas las empresas cotizadas hay luchas de poder"

Patrocinado por  

MADRID, 16 de noviembre. El presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, aseguró este jueves en el Foro de la Nueva Comunicación que la última Junta de Accionistas de su compañía, en la que se cuestionó su labor al frente del grupo y se cesaron a varios consejeros, fue “una Junta normal” y “en todas las empresas cotizadas hay las típicas luchas de poder y de influencia”.

Durante una conferencia en la tribuna organizada por Nueva Economía Fórum, Cebrián fue preguntado por las desavenencias internas que ha provocado su labor al frente de Prisa, y señaló que “en las sociedades democráticas y en las empresas cotizadas no hay un pensamiento único, lo cual sería un poco preocupante, y hay las típicas luchas de poder e influencia”.

En la Junta de Accionistas de Prisa, destacó, se adoptaron decisiones por una gran mayoría, y en el caso del cese de consejeros, con el respaldo del 60% del capital representado en la sala.

O como en el caso de la ampliación de capital, remarcó, que no dudó en que va a ser realidad "porque una gran mayoría han firmado por escrito su disposición a suscribirla o la han dado verbalmente”. “Es una ampliación que va a estar asegurada por una o más instituciones financieras, porque tiene un precio muy atractivo para la realidad económica y para los planes de la empresa”, indicó.

Cebrián también garantizó que su propuesta de Manuel Polanco como su sucesor al frente de Prisa no corre peligro de que no salga adelante finalmente. “No tengo ninguna preocupación”, señaló. “El relevo se va a producir el 1 de enero; no depende de lo que digan los acreedores, sino de los propietarios de la compañía”.

El primer director de ‘El País’ señaló que no ha vetado a ningún posible candidato a sucederle, como dijo que han dicho las “fake news”, igual que también volvó a desmentir que haya demorado su marcha de Prisa, porque ha sido él el que lo viene pidiendo desde hace tiempo. A su juicio, se escriben muchas “gilipolleces” y “chorradas” como estas en las redes sociales y algunos confidenciales.
 
Sobre el futuro de la compañía, se mostró seguro de que en unos meses podrá decir adiós a la deuda actual, de 1.500 millones de euros, y entrará en un periodo con un nuevo equipo que traerá “savia nueva”.

Evento relacionado: 

Galería