Pasqual Maragall, en Madrid Punto de Encuentro

"En el caso de Piqué y Rato no hubo agresiones físicias y en Madrid sí"

Recuerda que el Gobierno del PP ocultó la entrevista Carod-ETA para hacerla coincidir con una reunión de la AVT MADRID

MADRID, 26 de enero. El presidente de la Generalitat catalana, Pascual Maragall, aseguró hoy en Madrid Punto de Encuentro, que los incidentes que se registraron el pasado sabado en Madrid, en una manifestación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, no le recordaron a los que sufrieron los dirigentes del PP Josep Piqué y Rodrigo Rato en una concentración en Barcelona tras los atentados islamistas del 11 de marzo. Maragall dijo que en el caso de Madrid se produjeron agresiones físicas y en Barcelona no.

Maragall, constató que en el caso de la concentración contra los atentados del 11 de marzo se produjo un "pequeño error" porque en la cabecera de la manifestación "no estuvo todo el mundo" porque desde el Gobierno que presidía Aznar se dictó un lema que en el caso de Cataluña "se alteró, aunque sin desdecirlo". En el caso de Rato y Pique, dijo, "no se pasó de las palabras". Sin embargo, el pasado sabado en Madrid hubo "agresiones físicas violentas" que consideró "lamentables" por cuanto resta eficacia en un tema en el que deberíamos estar "unidos".

Pascual Maragall no cree que nadie se esté aprovechando de las víctimas, pero recordó que tras la polémica reunión Carod-ETA, la noticia no se hizo pública, aún cuando el Gobierno tenía conocimiento de la entrevista, hasta "bastante más tarde" y tampoco se le informó de la misma al president. Según explicó, el encuentro se publicitó un mes después y se hizo coincidir con una reunión de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. "Me pareció un error y un desprecio a las normas que deben presidir las relaciones institucionales", concluyó. Por otro lado, restó importancia al 'boicot' al cava catalán en Madrid por unas declaraciones de Carod Rovira contra Madrid 2012. No le consta tal 'boicot', del que dijo no tener datos y que calificó de una "gallina muerta" porque lo que cuenta es el "brindis" por la candidatura de Madrid 2012 entre él mismo y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón.

Evento relacionado: 

Galería