Ana Palacio repasó la actual Política Exterior española en el Fórum Europa

"El viaje de Manuel Chaves a Cuba es un desatino porque consolida el apartheid de Castro a la disidencia"

Aconseja a Zapatero "medir las consecuencias de sus agresiones gratuitas" hacia Estados Unidos

MADRID, 7 de febrero. La presidenta de la Comisión Mixta para la Unión Europea y ex ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, consideró hoy un "desatino" el reciente viaje del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, a Cuba. Realizó estas afirmaciones en el Fórum Europa, plataforma de debate organizada por Nueva Economía Fórum, con la colaboración de Europa Press y el patrocinio de ING Direct, British Telecom y Somersen. Además, criticó lo que, en su opinión, supone "consolidar el apartheid" del régimen castrista hacia la disidencia. "Francamente, creo que se pueden hacer otros viajes más útiles para España y para Andalucía".

El presidente de la Junta de Andalucía manifestó en La Habana que la "primera impresión" que había sacado de la reunión mantenida con cinco representantes de la disidencia cubana es que están "muy divididos entre ellos" y que hay "falta de cohesión". En su repaso a la actual política exterior del Gobierno, la ex jefa de la diplomacia española se refirió también a la nueva actitud hacia Gibraltar, Marruecos y a la relación de España con Estados Unidos.

Respecto a este último asunto y, en concreto, al hecho de que la nueva secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, no visite España en su amplia gira europea, Palacio recomendó al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero "medir las consecuencias de determinadas agresiones gratuitas" hacia Washington. En su opinión, la Administración Bush entiende "perfectamente" la política y la decisión de oponerse a la guerra de Irak del actual presidente español y su promesa de retirar las tropas del país si no había un respaldo de Naciones Unidas, pero la "forma" en que se hizo la retirada y las "incitaciones" al resto de miembros de la coalición internacional a dejar Irak "no se entienden y tienen consecuencias".

Palacio confió, por otra parte, en que estas consecuencias no alcancen al terreno de las relaciones económicas y que se mantenga con Estados Unidos una buena relación. "Es trabajo de todos: Gobierno, oposición y empresas, porque se trata de los intereses de España los que están en juego", sentenció.

Otro ámbito en el que Palacio dijo discrepar del nuevo Gabinete fue el relativo a la nueva política hacia Gibraltar, al entender que no es un "buen augurio" hacer "concesiones" unilateralmente y que es "mala" para España la decisión de abrir un nuevo foro de diálogo. Y sobre el desencuentro con Londres a raíz de la presencia en Gibraltar de un nuevo submarino nuclear averiado, la presidenta de la Comisión Mixta para la UE evocó los comentarios "denigrantes" que el ahora jefe del Ejecutivo hizo cuando en 2002 atracó el Tíreles acusando al Gobierno de entonces de actuar con "debilidad".

MARRUECOS Y EL SAHARA

Por otra parte, dijo no encontrar "razonable" el comentario que el rey Mohamed VI hizo sobre el anterior presidente del Gobierno, José María Aznar, a quien acusó de tener una actitud franquista durante la crisis del islote del Perejil. "Esos comentarios no se deben admitir porque son lesivos para España y afectan a la sociedad española en su conjunto", alertó Palacio. Con todo, admitió estar más preocupada porque ello puede consolidar la idea de que Perejil era marroquí y el Gobierno no salió al paso para evitar esta situación. También reprochó al nuevo Ejecutivo, "al que se le llena la boca de multilateralismo y respeto a las resoluciones de Naciones Unidas" que se "olvide" del llamado 'Plan Baker' sobre el Sáhara Occidental. En definitiva, se mostró partidaria de mantener una buena relación con Rabat pero sin "seguir" a Marruecos en todos sus planteamientos.

Evento relacionado: 

Galería