Dentro del ciclo especial de Nueva Economía Fórum dedicado a las elecciones vascas

El presidente de EA asegura que mantendrá relaciones con todas las formaciones políticas, pese a lo que digan los tribunales

Con el patrocinio de BBK, Orange y Petronor

BILBAO, 28 de enero. El presidente de Eusko Alkartasuna (EA), Unai Ziarreta, dijo hoy en Bilbao que su partido ha mantenido y mantendrá relaciones con todas las formaciones políticas, "nos juzguen o no", porque en su opinión "no se puede construir nada desde la exclusión y no se puede construir un futuro para todos excluyendo a un sector político importante". Durante su participación en el "FÓRUM EUROPA. Tribuna Euskadi", organizado en Bilbao por Nueva Economía Fórum, Ziarreta quiso dejar claro que su partido seguirá en contacto con todas las formaciones políticas, independientemente de lo que digan los tribunales, pero "siempre bajo un respeto escrupuloso de todos los derechos humanos y una apuesta inequívoca por las vías políticas". "Si eso no se tiene claro, con nosotros no hay nada de qué hablar", puntualizó.

Preguntado sobre la posibilidad de que la izquierda abertzale radical presente "listas blancas" en las próximas elecciones, se mostró escéptico al respecto y dijo que "la decisión política de que la izquierda abertzale no esté presente en las elecciones ya está tomada".

Se declaró convencido de que "ésto es algo que beneficia las posibilidades de que Patxi López llegue a la Lehendakaritza" y opinó que "la Ley de Partidos posibilita que los otros partidos mayoritarios se repartan los tres escaños de la izquierda abertzale y hagan que Patxi López pueda llegar una acuerdo con el PP".

Unai Ziarreta cree que la izquierda abertzale debe estar presente en las elecciones, porque "si se les pide que participen en política, lo que no se puede hacer es cortocircuitar las vías para que puedan participar en política".

En relación con las últimas detenciones relacionadas con la plataforma D3M, por su presunta vinculación con la antigua Batasuna, Ziarreta dijo que "a quienes participan en política no se les puede tratar como terroristas".

El líder de EA se definió como un claro "defensor del pueblo soberanista", pero cree que defender este proyecto con la presencia de ETA "es francamente difícil". "ETA es un obstáculo para que ésto pueda fructificar", dijo, para agregar que "al Estado español le es más fácil ir contra ETA que combatir un movimiento soberanista".

ELECCIONES
El presidente de Eusko Alkartasuna vaticinó un buen resultado para su partido en los comicios del 1 de marzo y calculó que lograrán entre 5 y 8 parlamentarios, aunque el resultado "siempre queda a expensas de lo que seamos capaces de ilusionar en campaña".

Preguntado sobre la posibilidad de que en caso de no conseguir escaño en el Parlamento Vasco pudiera dimitir, manifestó "que esa pregunta no se me va a plantear" y dejó las decisiones en mano de la Asamblea Nacional de su partido.

Sobre la posibilidad de la reedición de un gobierno tripartito junto al PNV y EB, declaró que "tras compartir diez años de gestión, EA soporta mucha desilusión hacia la actuación del PNV y también del lehendakari, Juan José Ibarretxe".

Para volver a esta fórmula, reclamó "una propuesta concreta para superar el marco estatutario y avanzar hacia un nuevo marco jurídico político, en el que todas las opciones políticas se puedan materializar".

Evento relacionado: 

Galería