El presidente de Colombia aconseja combinar el confinamiento con la apertura de la economía

Mecenas Asisa, Cabify, socio tecnológico Microsoft

6 de mayo de 2020. El presidente de Colombia, Iván Duque, pidió en ‘NEF Online’ que las “medidas drásticas” de confinamiento y distancia social para atajar la pandemia del coronavirus se simultaneen con una apertura gradual de los sectores económicos que sea compatible con los protocolos de protección prescritos por las autoridades sanitarias.

Duque apostó por esta receta en un encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum, en el que comenzó su alocución confesando que la crisis provocada por el Covid-19 le ha enseñado a apreciar la palabra “resiliencia”, cuyo significado debe servir de acicate para “convertir cualquier adversidad en la mejor de las oportunidades”.
 
Por ello, comentó que tras la pandemia no se puede esperar el regreso a la “normalidad” de hace un par de meses, ya que se asistirá a la conformación de una nueva realidad que “nos tiene que hacer mejores en todos los sentidos”.
 
Explicó la actuación de su Gobierno en Colombia desde los albores de la pandemia y destacó que el Covid-19 se distingue por cuatro circunstancias: el 80% de los portadores del virus son asintomáticos, se propaga rápidamente, no se cuenta con vacuna ni con tratamiento válido y reconocido universalmente, y tiene una alta letalidad en sectores de la población con más de 70 años.
 
A partir de esas premisas, tomó decisiones “drásticas y esenciales” de distanciamiento social que se fueron aplicando de manera progresiva, tales como los controles migratorios, el examen de temperatura a sus compatriotas, el cierre de fronteras, la suspensión de eventos, el cierre de bares, discotecas, universidades y colegios, el confinamiento de las personas mayores de 70 años y el aislamiento, preventivo primero y obligatorio después, del resto de la población.
 
El presidente colombiano explicó que, a pesar de estas medidas, en su país se logró que un 40% de la actividad económica permaneciese activa por prestar servicios esenciales durante “el primer ciclo de aislamiento” (25 de marzo-13 de abril); tras la primera extensión del confinamiento (hasta el 27 de abril) se permitió la reactivación de las obras públicas y de la industria; mientras que en la nueva prolongación (hasta el próximo 25 de mayo) se permitirá la apertura de otros sectores industriales, la manufactura y el comercio, siempre y cuando sean capaces de garantizar los protocolos sanitarios para evitar un repunte de la pandemia.
 
No obstante, comentó que Colombia está en condiciones actualmente de proporcionar una mayor velocidad al desconfinamiento en los más de mil municipios del país en los que no se ha registrado ningún contagio.
 
Duque defendió la conveniencia de tomar “medidas drásticas” de confinamiento y, por consiguiente, “costosas” en lo económico y social, desde la máxima de que la prioridad es “salvar vidas y proteger la salud”, sin menoscabo de simultanear las mismas con una progresiva recuperación de la vida productiva del país.
 
“Como no habrá una vacuna este año, y puede que no la haya hasta dentro de un año o año y medio, hay que apostar por recuperar la vida productiva con protocolos rigurosos que permitan proteger la vida y la salud”, concluyó.