NEF Online con don Jaume Duch, Director General de Comunicación y Portavoz del Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo dice que la UE puede avanzar hacia una “política de salud" común tras la pandemia

Mecenas     socio tecnológico Microsoft

9 de abril de 2021. El portavoz del Parlamento Europeo, Jaume Duch, aseguró en ‘NEF Online’ que la puesta en marcha de una “política de salud” común en la UE puede ser una de las consecuencias que tenga la pandemia del Covid-19 para las instituciones comunitarias.

En un encuentro informativo organizado por Nueva Economía Europea, Duch explicó que, al iniciarse la crisis del coronavirus en marzo del año pasado, uno de los problemas que se encontró la UE es que las políticas sanitaria son competencia de los países y no de Bruselas.

A pesar de ello, indicó que los socios comunitarios decidieron que la UE les coordinase respecto a la compra de vacunas, pero resaltó que fue una decisión voluntaria de los Estados, ya que no existía una obligación legal.

Por este motivo, se refirió a que una de las consecuencias que el club comunitario puede que extraiga de esta pandemia sea impulsar una “política de salud” conjunta, algo que dijo ya está analizando el Parlamento Europeo, que debate sobre la conveniencia de crear una Agencia de Salud Europea.

“LA UE NO ES UN CAJERO AUTOMÁTICO”

Duch añadió que estos asuntos serán relevantes en la conferencia sobre el futuro de la UE que se está preparando, que contempla una primera fase en la que los ciudadanos hagan sus peticiones y aportaciones sobre cómo considera que debe evolucionar la alianza comunitaria.

El presidente de la Eurocámara indicó que no sería extraño que los europeos demandasen acentuar el pilar social de la UE, ya que este ámbito estuvo más olvidado durante la crisis financiera que estalló en 2008 y que conllevó ajustes y recortes.

También se refirió a que la conferencia sobre el futuro de la UE también incidirá en que el club comunitario es un espacio no sólo de desarrollo económico, sino también de promoción de la democracia y los derechos humanos. Apuntó al respecto que debe quedar claro que “la UE no es un cajero automático”, en alusión a que sólo se puede reclamar ayudas sin tener obligaciones.