Fórum Europa con el Almirante General Teodoro López Calderón, Jefe del Estado Mayor de la Defensa

El Jemad señala que el expansionismo de China y Rusia en África amenaza los intereses de España

Mecenas    

MADRID, 5 de abril. El jefe de Estado Mayor de la Defensa, almirante general Teodoro López Calderón, afirmó en el Fórum Europa que, entre los “riesgos y amenazas en el entorno geográfico más próximo” a España, destacan las acciones de China, “que parece buscar un posicionamiento militar en el Golfo de Guinea”, y de Rusia, que “sigue ampliando su influencia” en el Sahel.

 
Así lo subrayó durante el encuentro informativo organizado por Nueva Economía Fórum, en el que mostró su preocupación por el terrorismo transnacional, “principalmente de corte yihadista”, que genera “múltiples efectos perniciosos”, pues “cuando no se materializa mediante acciones directas en nuestro propio territorio o sobre nuestros ciudadanos o intereses”, lo hace “proyectando una influencia negativa indirecta a través de la desestabilización” que provoca en zonas “como el Sahel, el norte de África y Oriente Medio”.

En concreto calificó de “preocupante” la actual extensión del terrorismo hacia la parte sur del Sahel y las naciones de la costa del Golfo de Guinea, ya que “trae consigo escenarios que propician la competición geopolítica en estas regiones de África”.

Para el Jemad, la citada desestabilización “tiene consecuencias tangibles, como son la proliferación del crimen organizado y las olas migratorias que se generan en esas regiones” ya que, a las causas tradicionales, normalmente la económica, “se suma ahora la provocada por la inseguridad y la violencia generadas por las acciones terroristas, lo que lleva a que cada vez más personas de esas poblaciones emprendan el difícil y peligroso viaje hacia Europa”.

TENSIONES REGIONALES

En el Sahel y el Magreb, señaló López Calderón, actualmente se viven “tensiones y conflictos entre actores estatales y no estatales” que también afectan a los intereses de España, por la desestabilización que producen. En este sentido, recordó “el problema actual de las relaciones entre Argelia y Marruecos, con unas implicaciones que nos afectan directamente”.

La proyección de los riesgos y amenazas en el entorno geográfico más próximo a España, que, recordó, “es la frontera sur de la Unión Europea, con la enorme responsabilidad que ello conlleva”, se refleja especialmente en el Sahel y el Golfo de Guinea, donde “más allá de la rivalidad entre Estados de la región”, son ya “escenario de la competición geopolítica”.

En este sentido, aseveró el almirante, “China además de su colonización económica, parece buscar un posicionamiento militar en el Golfo de Guinea”, de igual forma a la que “ya dispone en la salida del Mar Rojo” o su entrada en Yibuti, “punto estratégico por el que circulan gran parte de los productos energéticos que Europa necesita”.

Por otro lado, consideró el Jemad, Rusia, principalmente en el Sahel, “no sólo está proyectando su influencia a través de las compañías privadas con capacidades de carácter militar, como Wagner” sino que, “cada vez más está utilizando a sus propias fuerzas armadas”.

Sobre este último punto, el máximo responsable del Estado Mayor de la Defensa explicó que Rusia ofrece sus servicios “como solución inmediata para resolver problemas de seguridad que son, en muchos casos, problemas estructurales de los países de la región”. Esas soluciones “vienen con posterioridad acompañadas de concesiones para la explotación de los recursos naturales locales”.

A modo de ejemplo citó el caso de la República Centroafricana “donde incluso la seguridad de las más altas autoridades del Estado ya es ejercida por personal de la compañía Wagner”. Esta fórmula, añadió, “se está actualmente expandiendo a Mali, donde ha aumentado de forma sustancial la presencia rusa, hablándose de alrededor de 3.000 personas entre contratistas y militares”. Más aún, señaló, “incluso Burkina Faso está siendo tentada también por este ‘proxy’ del régimen de Putin”.

LA ÓPTICA EUROPEA

Evidentemente, recalcó López Calderón, el planteamiento ruso “difiere mucho del enfoque europeo, que aborda una fórmula de solución integral para los problemas y carencias de esos Estados”, pero es precisamente en alguno de los países donde la Unión Europea desarrolla programas de cooperación “incluyendo la formación y adiestramiento de las Fuerzas Armadas locales” donde “Rusia actúa con evidentemente intención de sustituirlos”.

Ambas ópticas, rusa y europea tienen “perspectivas claramente diferentes”, ya que Moscú esgrime “pragmatismo y ausencia de códigos deontológicos” frente “al respeto a los valores y principios de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario” de Europa.

En cualquier caso, afirmó, “en la República Centroafricana y en Mali parece claro el interés ruso de desplazarnos y ganar influencia en África”, por lo que enfatizó que para España y Europa “es imprescindible establecer una estrategia que evite dejar huecos o vacíos que pueda ocupar Rusia” para, posteriormente, “emplearlos en nuestra contra”.

Finalmente, el Jemad consideró que “no es aceptable que Europa haga el esfuerzo de formar y dotar medios de medios a soldados, que luego sean dirigidos en las operaciones por Wagner”, usando sus métodos “con todo lo que ello significa en cualquier caso en la región”.