La ministra de Sanidad, Servicios Sociales y Bienestar Social, María Luisa Carcedo en el Fórum Europa

El Gobierno blindará a los trabajadores sociales como autoridad pública en “situaciones de emergencia”

Bajo el mecenazgo de Red Eléctrica de España, Grupo Villar Mir y Asisa

MADRID, 18 de diciembre. El Gobierno pretende blindar como autoridad pública a los funcionarios de servicios sociales que ejerzan en “situaciones de emergencia” vinculadas a la infancia, según anunció este martes la ministra de Sanidad, Servicios Sociales y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, en un acto del Fórum Europa.

Así lo recogerá el anteproyecto de ley orgánica para la Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia Frente a la Violencia y que, previsiblemente, se llevará al Consejo de Ministros del 28 de diciembre, tal y como dijo la ministra en este evento organizado en Madrid por Nueva Economía Fórum.

El objetivo es que aquellos trabajadores sociales que trabajen para la Administración Pública y ejerzan sus funciones en ámbitos relacionados con la infancia cuenten con una mayor protección frente a posibles “situaciones de emergencia”. En concreto, si uno de estos funcionarios es agredido se consideraría un delito de atentado a la autoridad.

Asimismo, el propósito del Gobierno es que la futura ley de violencia contra la infancia establezca la obligación de comunicar los delitos contra los menores, garantizando la confidencialidad y el anonimato del denunciante, o crear una nueva figura en centros educativos que se responsabilice de prevenir la violencia infantil y establecer protocolos.

“Estamos en un punto muy avanzado de la ley”, dijo Carcedo. Y es que la violencia contra la infancia es “una cuestión que tenemos que afrontar de una vez y que vamos a aprobar con la máxima urgencia”.

Además, la futura ley incorporará otras medidas para evitar, por ejemplo, que los delitos por abuso infantil no prescriban o establecer la obligación de protocolos no sólo en colegios e institutos, sino también en el ámbito sanitario, de los servicios sociales o clubes deportivos y de infancia.

Asimismo, la ministra defendió la “inversión social” porque tiene “altas tasas de retorno”, de manera que “deberíamos acabar ya con el concepto de que el gasto social es un gasto ahorrable”.

 

Evento relacionado: 

Galería