Durante su conferencia en el Foro España Internacional

El embajador ruso alerta del riesgo de una nueva Guerra Fría

Patrocinado por    

MADRID, 29 de marzo. El embajador de Rusia en España, Yuri Korchagin, llamó la atención este miércoles en el Foro España Internacional sobre el riesgo real de que el mundo vuelva a vivir un periodo de Guerra Fría como el que tuvo lugar entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la disolución de la URSS en el siglo XX.

Así se pronunció en el citado desayuno informativo organizado en Madrid por Nueva Economía Fórum, en el que subrayó que ese periodo de Guerra Fría no es factible desde un punto de vista ideológico, ya que Rusia actualmente es una democracia “joven e imperfecta”.

No obstante, reconoció que la retórica empleada en la escena internacional y el “fortalecimiento militar” de algunos países hacen que hoy sea factible que se reviva una nueva Guerra Fría.

La Guerra Fría en el siglo XX se caracterizó por el enfrentamiento político, económico, militar, social, informativo, científico y deportivo entre el bloque occidental (de corte capitalista y encabezado por EEUU) y el bloque del Este (de perfil comunista y liderado por la URSS).

Teniendo en cuenta este antecedente histórico, el embajador ruso aseguró que su país tiene como objetivo “mejorar las relaciones” con EEUU tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, ya que tanto Rusia como Estados Unidos son dos “grandes potencias” con el “mayor arsenal nuclear del mundo” y de ellos depende la estabilidad mundial.

Tras los muchos comentarios e informaciones que apuntan a una posible entente entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y Trump, el embajador dejó claro que ambos no se conocen y que únicamente han mantenido una conversación telefónica en la que expusieron sus distintos puntos de vista sobre la agenda internacional.

Reconoció que actualmente las relaciones entre EEUU y Rusia se encuentran en un “nivel cero”, a pesar de que en un momento dado las mismas llegaron a ser “fluidas”. Esto le permitió conceder que Trump ha enviado “señales positivas” de que dicho vínculo se puede restablecer, algo que, dijo, su país está esperando con las “manos abiertas”.

“Las relaciones (entre Rusia y EEUU) deben ser amistosas y equitativas, entendiendo que cada parte tiene sus intereses”, sentenció.

Respecto de la reciente visita que la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, realizó al Kremlin para entrevistarse con Putin, el embajador ruso afirmó que ésta es una de las candidatas que concurrirá a las elecciones presidenciales en Francia, por lo que “no veo dónde está lo malo de reunirse con ella”.

Refutó todas las acusaciones que se vierten sobre su país respecto de su interferencia en las elecciones celebradas en terceros países afirmando que “si fuera europeo me ofendería mucho, porque se humilla mi punto de vista y se me considera nulo para votar”.

A su vez, defendió que Rusia apuesta por el “diálogo multipolar” y el “multilateralismo” en la escena internacional y celebró que la canciller alemana, Angela Merkel, reconociera recientemente que Rusia es la “frontera” y el “vecino” de Europa.

“Sin Rusia, habría caos en Europa”, aseveró.

Por último, comentó que la Rusia de hoy está “más abierta al mundo que nunca” y que su país “no busca culpables” sino “análisis conjuntos” de los problemas y desafíos actuales a través del diálogo.
 

Evento relacionado: 

Galería