Josep Bou en el Fórum Europa. Tribuna Catalunya

El candidato del PP a la Alcaldía de Barcelona promete más seguridad frente a “una ciudad de okupas y traficantes”

Bajo el mecenazgo de    

BARCELONA, 9 de mayo. El candidato del Partido Popular a la Alcaldía de Barcelona, Josep Bou, destacó este jueves en el ‘Fórum Europa. Tribuna Catalunya' los problemas de seguridad de la capital catalana y defendió que ha de dejar de ser “una ciudad que ataque a las empresas”, “una ciudad de okupas y traficantes”. “Vamos a decirle a los demás que Barcelona no es jauja, ni mantita en el suelo ni patadita en la puerta”, apostilló.

Durante este encuentro informativo organizado en Barcelona por Nueva Economía Fórum, Bou se refirió a ciudadanos de otras partes de Europa, especialmente del este: “Rumanos y húngaros sabrán que Barcelona es cordial y accesible, pero aquí no puedes hacer según qué cosas; tendrás que irte a otro sitio”.
 
El candidato popular ironizó que “Colau acierta cuando critica la política de seguridad de la Generalitat”, pero que “ella ve la paja en el ojo de la Generalitat, pero no la viga en el propio”. Por eso, prometió “rearmar moralmente” y volver a dar la autoridad a la Guardia Urbana, que la actual alcaldesa “ha menoscabado”.
 
Bou afirmó que es necesario ampliar la plantilla policial en 1.000 efectivos, así como una brigada de “500 hombres técnicamente preparados” como para poder estar semanas apostados en el Raval si fuera necesario. Además, avanzó que una de las primeras actuaciones que él realizaría sería la de “descabezar Can Vías”.
 
En cuanto a los narcopisos, Bou prometió actuar como en cualquier caso de okupación, con el desalojo inmediato y erradicar el top manta para “proteger a los comerciantes”. En este sentido, afirmó que no van a quitar a centenares de manteros de la calle “para convertirlos en delincuentes”, sino que buscarán la manera de ayudarlos, pero que “hay que cortarle el pienso a las mafias que los manipulan”.
 
ECONOMÍA Y MOVILIDAD
 
Para el candidato popular, “el turismo es un premio para Barcelona, es el maná” y por eso “no hay que ponerle palos en las ruedas” sino “reorganizarlo”. Por eso, apostó por acabar con la moratoria hotelera y con las restricciones a la terrazas de la hostelería, siempre y cuando sea compatible con el espacio de la acera y la seguridad. Además, aseguró que se pueden crear 60.000 empresas en cuatro años si “lo ponemos fácil” y se agilizan los trámites.
 
El conflicto del taxi, según Bou, se soluciona “ayudando a los taxistas, pero no haciendo desaparecer las VTC” y por eso prometió “amortizar” el coste de las licencias de los taxistas cuando se jubilen al precio que pagaron, que es el miedo de muchos propietarios de taxi.
 
Bou criticó que se “ha dejado pudrir” la movilidad en Barcelona y destacó la necesidad de reclamar al Estado 100 millones anuales para el transporte metropolitano y de reducir el CO2. Para ello, exigió que las líneas 9 y 10 de metro funcionen a pleno rendimiento y un autobús articulado eléctrico, con frecuencia de 2 o 3 minutos. En este sentido, descartó la unión del Tram por la Diagonal porque “cuesta 200 millones” y con ese dinero puede “hacer milagros”.
 
También apuntó la necesidad de reordenar los carriles bici, eliminando los que carezcan de sentido práctico, así como los dos sentidos de marcha porque resultan peligrosos; y la necesidad de una normativa estatal acerca de los patinetes eléctricos, los cuales -a su parecer- deben contar con matrícula, seguro obligatorio y el uso indispensable del casco.
 
El candidato del PPC afeó que algunos sectores tienen “fobia al coche”, ya que “estar a favor del transporte público no significa estar en contra del coche”. Y puso como ejemplo la reducción a dos carriles por sentido de la Meridiana.
 
Finalmente, otra de las promesas electorales de Bou fue la construcción de 8.000 viviendas públicas a 300 euros de alquiler. Para ello, contempla contraer créditos a 25 años para no descapitalizar al Ayuntamiento.

Evento relacionado: 

Galería