El presidente de la corporación de RTVE en el Foro de la Nueva Comunicación

El cambio de imagen corporativa ha costado a RTVE 750.000 euros

Con el patrocinio de Vodafone

MADRID, 17 de septiembre. La nueva imagen corporativa que ha estrenado RTVE a comienzos de esta temporada ha costado a la corporación 750.000 euros, según desveló hoy su presidente, Luis Fernández. Durante una conferencia en el Foro de la Nueva Comunicación, organizado por Nueva Economía Fórum, Fernández salió al paso de algunas cifras que se han publicado sobre ese desembolso.

"Es un cambio de imagen que costado muchísimo menos de lo que cuesta un cambio de imagen en cualquier gran empresa de este país, o que cualquier campaña de publicidad de un medio potente, porque lo hemos hecho con el mayor rigor y ajuste en el gasto, precisamente por la crisis que nos azota a los medios", explicó.

Según Fernández, era "obligado y necesario" ofrecer a los espectadores una nueva identidad visual de RTVE, una vez que se han comenzado a ver ya en pantalla los resultados de los cambios introducidos en el último año y medio por el nuevo equipo directivo.

Al presidente de RTVE se le preguntó por la marcha del proyecto de la nueva sede central de la corporación en Madrid. Dijo que va a ritmo razonable, aunque "más lento" de lo que le habría gustado, y está ahora mismo pendiente de aprobarse el emplazamiento definitivo. De acuerdo con sus cálculos, la nueva sede estará lista en 2011 o 2012 y no se verá afectada por la crisis económica.

Respecto a las críticas que ha recibido desde algunos grupos de comunicación por este proyecto, señaló que la presencia en su desarrollo de instituciones públicas como la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid ya ofrecen garantías de "solvencia y rigor", pero, además, el contrato-programa que negocia RTVE con el Gobierno prevé que la SEPI siga de cerca su ejecución, para reforzar precisamente esas garantías de rigor y transparencia.

En el transcurso del coloquio, Luis Fernández también fue interpelado por un posible malestar en algunos miembros del Gobierno por la hostilidad de algunas informaciones de los telediarios de TVE hacia el Ejecutivo.

"RTVE ya no es una televisión de partido y sólo rendimos cuentas ante el Parlamento", contestó. "Éste es un cambio tan radical, el que la televisión pública no pertenezca al Gobierno, que es lógico que suscite reacciones y que tenga un coste. Esas críticas no me las dirigen a mí, pero son normales y hasta positivas, porque hablan de una buena salud democrática por parte de RTVE y de su relación con el poder".

Evento relacionado: 

Galería